UN FRAUDE MUY COMÚN

'Guerra' contra el uso fraudulento de tarjetas de discapacitado para los aparcamientos

Coger la tarjeta de algún familiar discapacitado para aparcar en sus plazas reservadas es un fraude muy común. Ayuntamientos como el de Salamanca se han propuesto terminar con ellos, para ello, está repartiendo nuevas tarjetas con fotografía y holograma, con ellas la Policía va a poder verificar con un simple smartphone si coincide con el titular.

Publicidad

La picaresca española parece no tener límites. Cientos de personas utilizan la tarjeta de minusválido de algún familiar o amigo para encontrar una plaza de aparcamiento. Muchos las utilizan aunque la persona afectada no vaya en el coche y otros suplantan su identidad o directamente las fotocopian.

Para combatir este fraude, los Ayuntamientos se han planteado aumentar el control. El último en tomar medidas ha sido el de Salamanca, que está repartiendo nuevas tarjetas con fotografía y holograma. La Policía va a poder verificar con un simple smartphone si coincide con el titular. Si no coincide, la sanción es elevada: desde 6.001 a 30.000 euros.

Publicidad