63

Publicidad

AEMET

Este sábado cuatro comunidades están en aviso amarillo por viento y mala mar

El frente que ha recorrido la Península durante la semana pondrá en aviso amarillo a Galicia y Cataluña por fenómenos costeros y a ésta última, junto a Aragón y Comunidad Valenciana también en aviso amarillo por viento, que tendrá intervalos más fuertes en el bajo Ebro y en Pirineos.

El tiempo estable, con cielos mayormente soleados y algunas lluvias débiles en Galicia y zonas del Mediterráneo -sobre todo Cataluña y Baleares-, se impondrá este fin de semana de 'no carnaval' en el que la pandemia de coronavirus ha obligado a suspender la programación de esta tradición festiva en numerosas localidades de España.

Según prevé la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), hoy predominará el cielo nuboso en Galicia, Pirineos, Baleares y este de Cataluña donde, además, se esperan algunas precipitaciones débiles que serán más probables en el litoral y extremo noroeste de Galicia.

En el resto de la Península habrá intervalos nubosos medios altos excepto en el tercio sur, donde predominarán los cielos poco nubosos o con algunas nubes altas.

Las temperaturas tenderán a subir durante el día en amplias zonas de la península, excepto en las provincias mediterráneas. Las mínimas bajarán en la Península y Baleares, con heladas débiles en montañas de la Península, más extensas en la mitad norte peninsular y áreas llanas adyacentes.

El viento soplará del sur y suroeste en Galicia y Cantábrico, del norte girando a este u suroeste en el área mediterránea y del noroeste en el valle del Ebro, donde se espera algún intervalo de fuerte en el bajo Ebro y en Pirineos a primeras horas de la jornada. En el resto de la Península se espera viento flojo variable y alisios en Canarias.

Durante el sábado, el tiempo seco predominará el fin de semana en España. Sólo se espera alguna lluvia débil en Galicia, por un lado, y el área mediterránea, por otro, sobre todo cerca de la costa de Cataluña, Baleares y otros puntos del litoral mediterráneo; en este último caso, la explicación está en la llegada de vientos marítimos, más húmedos y frescos que los de procedencia oeste de los últimos días.

Publicidad