Hacienda

El Rubius pierde la batalla contra Hacienda: tributará sus beneficios de 2013 por IRPF y no como empresa

Hacienda gana la batalla legal contra el youtuber y este tendrá que pagar la multa interpuesta en la que se establece que en 2013 pagó de menos en IRPF y que su empresa tributó erróneamente sus ingresos como Impuesto de Sociedades.

 El Rubius tendrá que pagar a Hacienda

El Rubius tendrá que pagar a Hacienda Archivo

Publicidad

El Rubius fue durante mucho tiempo el amo y señor de YouTube en España. El reconocido streamer fue el primer youtuber español en alcanzar el millón de suscriptores y, en la actualidad, cuenta con más de 40 millones.

Ahora, una década después de su llegada a la plataforma de vídeos, los tribunales madrileños han fallado en su contra y han confirmado que la empresa administrada por el Rubius en 2013 tributó de manera errónea sus ingresos.

De esta manera, y dando la razón a Hacienda, reconociendo que la empresa del streamer tributó a través de Impuesto de Sociedades, con tipos más bajos y por debajo de su valor real de mercado, cuando en realidad debería de haberlo hecho él personalmente como IRPF.

"Los rendimientos obtenidos estaban sometidos al IRPF y no al Impuesto sobre Sociedades (...) debiendo ser imputada la cantidad resultante al socio persona física para que tribute por el IRPF", alega la sentencia, que aún no es firme y puede ser recurrible ante el Tribunal Supremo.

Inspección de Hacienda

Hacienda investigó en 2015 al Rubius al percibir una actividad sospechosa en 2013, momento en el que la carrera del joven estaba despegando y llegó a alcanzar la cifra del millón de suscriptores. A partir de ahí empezó a facturar sus beneficios a través de una sociedad, Snofokk SL, de la que era propietario al 98% y que, desde 2015, gestiona con un tercer socio. Todo esto fue antes de que subiese su número de suscriptores por encima de los 40 millones de personas en YouTube, de ingresar más de un millón de euros al año y de mudarse a Andorra, al igual que han hecho otros youtubers.

Eso implica que, según Hacienda y la Justicia, ese año la empresa de El Rubius pagó erróneamente el Impuesto de Sociedades e incluso, que valoró sus ingresos muy por debajo del valor de mercado, algo que él mismo había establecido en sus tratos con terceros. La empresa, sin trabajadores ni medios, "no aportaba ningún valor añadido relevante". Aunque cobrar a través de una sociedad no es ilegal, valorar sus propios servicios por debajo del precio de mercado se tradujo en pagar menos impuestos, lo que sí es ilegal.

El Tribunal de Justicia ha decidido rechazar el recurso de la empresa que entonces pertenecía a El Rubius y confirmar la liquidación realizada por Hacienda para ese año 2013: Snofokk SL pagó casi 99.000 euros al youtuber por unos servicios que, descontando los gastos, estaban realmente valorados en casi 197.000 euros.

Actividad sospechosa

La propia Snofokk SL explicó que en 2020 habría facturado 2,6 millones de euros, había registrado unos beneficios de más de 250.000 euros y había gastado más de 100.000 en personal, con dos trabajadores en plantilla.

Hace más de una década la situación era distinta y el mayor youtuber de España funcionaba a través de una sociedad sin trabajadores y sin más medios materiales que el ordenador, la cámara, unos auriculares y los derechos de propiedad intelectual de sus vídeos. Estas circunstancias convierten a esta sentencia del TSJ de Madrid en un debate interesante sobre la economía que gira en torno a YouTube, donde una cámara y un youtuber pueden ser suficiente para arrancar.

Es lo que alegó la empresa de El Rubius, sin éxito, en su recurso. Que hasta 2013 el youtuber no había monetizado su presencia en esta plataforma y que gracias a la aparición de la sociedad limitada y del socio que se encargaba de conseguir los contratos, su despegue económico había sido posible en un ecosistema en el que no es necesario tener la infraestructura de un canal de televisión para generar contenidos que lleguen a millones de personas.

Publicidad