Los mineros asturianos, especialistas de élite, están ya sobre el terreno. Esperan a que se terminen los trabajos de perforación de los ocho metros finales del pozo vertical. Luego habría que "encamisar" mediante tubos ese túnel y rellenarlos con tierra.

Así lo han pedido los propios mineros que serán los encargados de bajar hasta los 60 metros de profundidad para empezar a excavar la galería horizontal que les permita comunicar con el pozo por el que cayó Julen.

Los mineros harán una "ventana" en la camisa y a través de ella oirán hacia el tapón. Trabajarán con pico y pala para seguridad del niño.

Toda la perforación contará "con instalaciones de aireación para tener una atmósfera limpia donde trabajar", ha señalado el delegado del Colegio de Ingenieros de Minas.

Después habrá "cuando menos dos hombres a esa profundidad, con el riesgo añadido del polvo y las complicaciones para respirar y de no conocer el estrato en el que van a estar, pero están dispuestos a todo y con la seguridad de que lo tienen todo previsto", ha añadido.

Ha advertido de que "hablar de tiempos es totalmente imprudente, y más cuando la galería horizontal tienen que hacerla a mano, y prevaleciendo siempre la salud del niño " .

Respecto a la brigada minera, ha resaltado que "en cuanto a tecnología, la manejan perfectamente, y no solo han intervenido en montones de rescates, sino que ensayan permanentemente en escombreras de Asturias donde hacen galerías". También ha explicado que la galería que excavarán tendrá unas dimensiones de un metro de ancho por 1,20 metros de alto y no será exactamente horizontal, sino "un poco ascendente para facilitar la caída de material".