Volcán La Palma

El riesgo de las cenizas volcánicas para la salud expulsadas por la erupción del volcán en La Palma

Toda la isla está llena de cenizas. El volcán sigue arrojando enormes cantidades de polvo negro que, atención, puede ser peligroso.

Publicidad

Los quitanieves en La Palma se han convertido en máquinas quitacenizas. La superficie de la isla en torno al volcán está quedando cubierta de ceniza. Ocasiona problemas incluso a los bomberos. "Inviable. Se nos entierra el camión. Es una pista asfaltada pero se nos entierra por la sedimentación del volcán" asegura uno de ellos. La ceniza ha provocado retrasos en los vuelos.

La ceniza expulsada por el volcán

El penacho volcánico supera los cuatro kilómetros de altura. "Inyectan ceniza a mayor altura y, por tanto, la dispersión alcanza un área mayor" explica la directora general del Instituto Geográfico de Canarias, María José Blanco. El principal efecto de la ceniza son los problemas respiratorios.

"Problemas respiratorios, dolor de garganta, sequedad de boca" indica el neumólogo del Hospital Doctor Peset de Valencia, Pedro Plaza. La ceniza ha provocado retrasos esta mañana en el aeropuerto de La Palma. Algunos aerolíneas han retrasado sus vuelos durante algo más de una hora, pero luego se han vuelto a reactivar. . Lo que sí se ha prohibido es sobrevolar a baja altura en dos zonas: la de la colada y el área del mar hacia donde se dirige.

Puede afectar al funcionamiento de los vehículos por la entrada de ceniza en los motores, y también durante la conducción. Es importante retirar las cenizas de la forma adecuada, nunca regando porque podrían colapsar las conducciones de agua. A 1 kilómetro del volcán, la ceniza alcanzaba hoy tres centímetros. Un problema aún pequeño. En el Vesubio, la ciudad romana de Pompeya quedó enterrada bajo cenizas.

Publicidad