187

Publicidad

Restaurantes

Familias separadas y restaurantes con límites de aforo, así han sido las fiestas de Navidad más virtuales de la historia

Comer fuera de casa en el día de Navidad es una costumbre que algunos no quieren perder. Sin embargo, las restricciones impuestas en los restaurantes obligan a que se reduzca visiblemente el número de comensales.

En el día de Navidad muchas familias comen en casa, sin embargo, también es tradición juntarte con los tuyos para comer en un restaurante. Eso sí, las restricciones han impedido que las mesas tengan muchos comensales.

La mayoría de comidas de Navidad se han realizado en grupos reducidos, no más de 6 personas por cada mesa. Como es normal en estas fechas se echa de menos ver esas mesas multitudinarias, ya sea en casa o en restaurantes. Aun así, muchas familias han querido ser responsables y cenar separados, por mucho que cueste...

Muchos de los brindis que se hacían en las casas se dirigían a esos familiares que no estaban presentes en la mesa, ya sea por precaución o lejanía. "Normalmente somos 25 personas y este año solo somos 5", asegura un miembro de una familia en la que se reúnen muchos comensales.

Sin duda, ha sido la Nochebuena más virtual de la historia, como será también la cena de Nochevieja. Lo que nunca falta, pese a estar conectados por videollamada, es cantar los villancicos propios de estas fiestas.

Por ejemplo, en la familia Cid, cada uno estaba en su casa. En Oviedo estaban Marian, Covadonga y Jesús Ángel, en vigo, Rosa, Fernando y Nume, mientras que en La Fresneda se reunía la otra parte de la familia.

Algunas mesas se han quedado muy grandes, otras han sido muy pequeñas. Lo importante, es que la próxima Navidad estemos todos, y como solía ser habitual, juntos.

Publicidad