La trufa negra está considerada el "diamante negro" de la gastronomía, un producto único y escaso, dependiente en gran medida de las condiciones climatológicas y cuya búsqueda y hallazgo es de por sí toda una dedicación. Las de gran tamaño pesan sobre 200 o incluso 300 gramos, por lo que la trufa encontrada con sus 750 gramos "no solo es una pieza excepcional, sino que es una de las más grandes halladas nunca en España", aseguran desde el establecimiento.

Añaden que no es la primera vez que este proveedor encuentra una trufa de grandes dimensiones, pero tendría que remontarse a más de 40 años atrás para recordar otro hallazgo de una trufa de un kilo y doscientos gramos, hallada por el abuelo del actual recolector. La trufa que llegarán a degustar los comensales del restaurante de Goya Gallery, ubicado en el pleno barrio de Russafa, procede de la zona de Abejuela, en Teruel, en el límite justo con las provincias de Valencia y Castellón, al pie de la Sierra de Javalambre.

Una zona popular para la búsqueda de trufa negra, una afición de reciente auge en la península y que lleva a que cada vez el consumo de trufa sea más popular en España. Si anteriormente se exportaba en torno al 80% de la producción de trufa, ahora los porcentajes son más bajos, dado el repunte en el consumo nacional. Fernando Navarro hace hincapié en este hecho, destacando que "la trufa es un producto cada vez más apreciado en nuestra gastronomía y sobre todo la melanosporum que tiene tantísimo sabor, y va a ser todo un lujo poder trabajar con ella".