Incendio Horta de Sant Joan

Los responsables del incendio de Horta de Sant Joan aceptan una condena de 8 años de cárcel

Los pirómanos encargados de prender fuego a una zona del Parque Natural de los Ports en Horta de Sant Joan en Tarragona han sido condenados a un total de siete años, nueve meses y dos días de cárcel.

Los responsables del incendio de Horta de Sant Joan aceptan una condena de 8 años de cárcel

Publicidad

Los acusados por el incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona) en 2009 no tendrán que asistir a un juicio, pues el acuerdo de conformidad que han pactado cierra la condena para los dos acusados de provocar intencionadamente un incendio en el que murieron cinco bomberos de la Generalitat y otro resultó herido grave.

Un acuerdo de conformidad 12 años después

El incendio mortal de Horta de Sant Joan fue causado intencionadamente el 20 de julio del año 2009 por Antonio Paz y Lorenzo Forner, supuestos aspirantes a bomberos. Ahora, ambos han pactado un acuerdo de conformidad que incluye la pena de cárcel de cada uno de ellos y el pago de una indemnización que ronda los 9 millones de euros.

Los acusados se enfrentarán a un total de siete años, nueve meses y dos días de cárcel, cuando la Fiscalía pedía inicialmente 19 años de cárcel. Según el acuerdo de conformidad, uno de ellos está condenado a 4 años de cárcel y un día, y el otro a tres años, nueve meses y un día.

A los pirómanos responsables del incendio se les ha condenado por delitos de homicidio por imprudencia, lesiones e incendio forestal.

Un incendio provocado

El 20 de julio de 2009, Antonio Paz y Lorenzo Forner, aspirantes a bomberos, prendieron fuego intencionadamente a una zona boscosa del parque natural de Els Port. En un primer momento, aseguraron que no provocaron el incendio, a pesar de que la Guardia Civil diese con unas imágenes donde aparecían pasivos frente al humo y las llamas.

Según las autoridades judiciales, para iniciar el fuego se utilizaron unas bombonas de camping gas que previamente habían comprado los responsables del incendio.

Para sofocar el incendio se necesitó la ayuda de bomberos aragoneses, de los cuales, cinco, murieron atrapados por el fuego. Las víctimas pertenecían a la unidad especializada GRAF. Un helicóptero trató de salvarles la vida, pero cuando llegó al lugar de los hechos ya era demasiado tarde. Además, no fueron los únicos afectados del incendio, un bombero de la misma unidad, resultó herido muy grave.

Publicidad