El delegado del Colegio de Ingenieros y Minas en Málaga, Ángel García Vidal ha explicado en una rueda de prensa ante los periodistas que por el momento se han perforado 45 metros de galería vertical que se está construyendo para rescatar al pequeño Julen, y que por lo tanto quedan otros 15 metros hasta llegar al objetivo, que son los 60 metros.

Vidal indicaba ante los periodistas que la velocidad de la excavación está supeditada a los materiales que se van encontrando y subraya: "La unidad geológica en la que nos encontramos es muy compleja por los materiales de composición".

"Vamos de materiales duros a materiales más duros"

"Vamos de materiales duros a materiales más duros y ese es el motivo por el que en determinados momentos la velocidad de perforación es más lenta", explica el responsable del operativo.

Respecto a las horas que quedan para poder llegar hasta el lugar donde se cree que está el pequeño Julen, los equipos de rescate indican que puede variar, aunque se cree que el túnel vertical podría estar terminado a última hora de la anoche.

Sin embargo, los mineros no podrían bajar mínimo hasta ocho horas después porque primero tienen que encamisar la galería vertical y más tarde rellenarla para asegurar el trabajo de esta brigada. Este proceso podría llevar alrededor de ocho horas.

El proceso de encamisar el pozo es una operación que podría durar entre cinco y seis horas. Más tarde, se tendría que rellenar la galería vertical para asegurar el descenso del equipo minero, lo que podría llevar entre dos o tres horas más.

Una vez terminada esta labor, la brigada minera bajará para ejecutar la galería horizontal y el tiempo de ejecución de la misma "vendrá determinado por los materiales", indicaba Vidal.

Para construir este túnel horizontal, los mineros contarán con un taladro con cuatro brocas construido por el mismo herrero que fabricó la cápsula por la que descenderán por la galería vertical.

El equipo de la brigada minera estima que los trabajos de construcción de la galería horizontal podrían durar hasta 24 horas, pero los expertos no quieren dar muchos plazos porque desde que Julen se cayera al pozo hace ahora una semana han ido apareciendo distintas complicaciones que han ralentizado los trabajos.

Hasta el Cerro de la Corona se han desplazado además especialistas en desactivación de artefactos explosivos por si tuvieran que realizar pequeñas detonaciones controladas para ayudar al equipo minero.