Publicidad

en la cumbre del pico La Gran Facha

Rescatan con vida a dos montañeros madrileños en Huesca

Se trata de un hombre y una mujer, de 43 y 34 años, que quedaron atrapados cuando descendían de la cumbre del pico 'La Gran Facha'. La Guardia Civil recibió el aviso de la Gendarmería francesa de que habían escuchado voces de auxilio en esa zona.

antena3.com/EuropaPress | Madrid
| 03.07.2017 08:41

El Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (EREIM) de la Guardia Civil en Panticosa (Huesca), junto con especialistas en Montaña de la Gendarmería Francesa de Pierrafitte, las Unidades aéreas de ambos Cuerpos y personal médico de los dos países, han rescatado a dos montañeros, un hombre y una mujer, de 43 y de 34 y vecinos de Madrid, que estaban descendiendo de la cumbre del pico La Gran Facha, hacia el collado de la vertiente de Respomuso, y en el que uno de ellos había resbalado cayendo por las rocas.

Durante la tarde del 28 de junio, entró una llamada en el COS de la Guardia Civil de Huesca por parte del Centro de Cooperación Policial y Aduanero (CCPA) de Canfranc donde informaba que un pelotón de montaña de la Gendarmería Francesa de Pierrafitte había sido alertado por un grupo de montañeros de que en la zona del collado de la Gran Facha, en el término municipal de Sallent de Gállego, habían escuchado voces de auxilio.

El Pelotón de montaña de la Gendarmería Francesa ofreció su colaboración, al ser un sitio próximo a la frontera, en el caso de que por el tiempo desfavorable el helicóptero no pudiera volar hasta la zona. Los pilotos de la unidad Aérea de la Guardia Civil efectuaron gestiones con el personal de un refugio próximo al lugar del accidente, siendo informados que las temperaturas eran bastante bajas y con ausencia de viento, pero que había tormentas fuertes esporádicas.

Una vez recabada toda la información, se activó a la Unidad Aérea de la Guardia Civil y fue comunicada a la Gendarmería. La climatología en Panticosa empeoró por momentos con tormentas de gran magnitud, lo que dificultaba el acceso de la aeronave de la Benemérita, por lo que se puso en conocimiento a la Gendarmería para comprobar si ellos podían acceder, informando de la imposibilidad de volar debido también a una fuerte tormenta.

Al disminuir la intensidad de la tormenta, la Unidad aérea del Instituto Armado aprovecha el momento para recoger a los especialistas del EREIM de Panticosa junto con el facultativo del 061 y dirigirse hasta la zona del accidente. Una vez en lugar de los accidentados, junto con la Gendarmería francesa que se encontraban ya en labores de rescate, éstos informan que el médico solicita el apoyo del facultativo del 061 y material (Collarín, fernoket y férula para pierna).

Mediante un ciclo de grúa, un componente EREIM descendió junto con el personal sanitario a la zona del accidente, solicitando instantes después el personal médico el desfibrilador semiautomático. Por tal motivo, tras efectuar un apoyo parcial el helicóptero en la zona del accidente, otro especialista hace entrega del aparto a los médicos.

Una vez atendido, el accidentado fue evacuado mediante ciclo de grúa con el helicóptero francés, al ya tenerlo encamillado la Gendarmería y así poder agilizar las labores de evacuación. Después, fue trasladado del lugar el resto de personal hasta otra zona donde se realiza la transferencia del herido al helicóptero de la Guardia Civil para ser llevado al hospital San Jorge de Huesca.

Publicidad