Publicidad

Niñas desaparecidas en Tenerife

El padre de las niñas desaparecidas en Tenerife pudo haber desactivado el GPS de la embarcación

La Guardia Civil está registrando la casa Tomás Antonio G.C, el padre de las niñas de uno y seis años desaparecidas en Tenerife en busca de pistas y ante los indicios de un posible asesinato.

Los agentes de la UCO, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, han registrado este lunes, por segunda vez, la casa de Tomás, el padre de las dos niñas desaparecidas en Tenerife desde el pasado martes. Los agentes, desplazados desde la península para colaborar en las labores de rastreo, buscan posibles indicios de la presencia de las niñas durante las horas previas a su desaparición, en la finca que el padre tiene en el municipio de Candelaria.

El hombre, según se ha sabido este lunes, pudo haber desactivado el GPS de su embarcación con el objetivo de no dejar pistas sobre el itinerario que realizó desde que salió por última vez del puerto deportivo en la medianoche del martes al miércoles, indicó Efe.

Antes de zarpar fue captado por las cámaras de la Marina de Tenerife solo, sin la compañía de sus dos hijas, de 1 y 6 años, en paradero desconocido desde ese día, y un vigilante lo vio entonces cargar varias maletas y bolsos en su embarcación.

Busca de restos orgánicos

Aunque esta investigación no estaba prevista, Antena 3 ha sido testigo de cómo los agentes se han desplazado hasta la vivienda del padre. Donde se ha confirmado que esa tarde del martes, día de la desaparición, él estuvo en esa vivienda con sus hijas.

Se han encontrado indicios de que el padre pudiera asesinar a las pequeñas en el interior de la casa, aunque se sigue investigando esta hipótesis. Los agentes están buscando restos orgánicos que intenten avalar esta hipótesis.

La abogada Beatriz de Vicente señala que "si están buscando restos orgánicos" éstos tendrían explicación con los dos bultos con los que se vio al padre. Para de Vicente es probable que caso se trate de "filicidio con fuga o filicidio con suicidio".

Encontraron restos de sangre

La Guardia Civil encontró restos de sangre en la embarcación y también encontraron flotando una silla de bebé que pertenece a una de las niñas desaparecidas.

Hasta ahora no se descarta ninguna hipótesis, entre ellas que acabara con la vida de las pequeñas en esta propiedad, de ahí que la UCO registre ahora la casa minuciosamente. Los agentes han ido siguiendo las pistas dejadas por el teléfono de Gimeno para determinar los pasos que dio desde que recogió a las niñas la tarde del martes en casa de la madre.

Cómo sucedieron los hechos

Todo comenzó el pasado martes, 28 de abril. Tomás Antonio G.C, recoge a sus hijas, de uno y seis años, en casa de la madre de las niñas. A la pequeña la recoge en el domicilio materno y a la mayor en el colegio. Eran las cinco de la tarde. Se sabe que a las siete y media visitó a sus padres, los abuelos de las niñas, que han declarado que su hijo se despidió de ellos de una forma extraña. Nada se sabe de los pasos que dio Tomás durante esas horas, pero podría ser que en algún momento estuviera con sus hijas en la finca que se registra en estos momentos.

A las nueve de la noche, Beatriz acude a dicha finca en busca de sus hijas, pero allí no hay nadie y llama a su expareja. Él contesta que están terminando de cenar y que se retrasan un poco. En realidad, un poco más tarde, las cámaras de seguridad del puerto lo captan transportando unas bolsas desde su coche hasta una lancha de su propiedad. A las diez Beatriz lo vuelve a llamar y la situación da un vuelco: Tomás le dice que no va a volver a ver a las niñas.

La mujer pone una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil, y habla hasta en cinco ocasiones con su exmarido. Él le anuncia que se van a marchar muy lejos, que no los va a volver a ver. Según ha confirmado Antena 3 Noticias, el padre estuvo con las niñas en el domicilio y, sobre las 18:10 horas, revisó el motor de la embarcación en el puerto. A las 23:30 de la noche fue visto en una gasolinera del puerto cargando su teléfono móvil y a las doce y media se preparaba para volver a zarpar.

La Guardia Civil no descarta ninguna hipótesis

La policía rastrea también sus movimientos bancarios, ya que parece ser que los días previos a la desaparición realizó movimientos de grandes cantidades de dinero. La lancha de Gimeno, junto a una sillita infantil para coches que usaba Olivia han sido localizadas a la deriva en la zona este de la isla.

La Guardia Civil no descarta ninguna hipótesis, de ahí que en estos momentos se siga rastreando toda la costa de forma exhaustiva, además de la casa de Tomás Antonio G.C. Y este fin de semana se emitió una orden de búsqueda internacional por si consiguió salir del país con las niñas.

Publicidad