Reconocimiento facial por la calle.

Publicidad

Privacidad

El reconocimiento facial acusa injustamente a un hombre negro y acaba detenido

Un hombre afroamericano de 42 años fue identificado erróneamente por un sistema de reconocimiento facial en Detroit por el robo en una tienda de lujo. El Departamento de Policía de Detroit, en EE.UU., lo detiene e interroga.

Se llama Robert Julian-Borchak Williams, de 42 años, afroamericano, y un buen día recibió una curiosa llamada. Así comienza el reportaje de The New York Times sobre este hombre negro arrestado injustamente por un algoritmo.

Robert estaba en su trabajo, en una compañía de suministros, cuando recibió la llamada del Departamento de Policía de Detroit diciéndole que se presentara en la comisaría mas cercana para ser arrestado. Al principio Robert pensó que se trataba de una broma.

Arrestado por un algoritmo

Arrestado injustamente por un error en un sistema de reconocimiento facial. El medio de comunicación The New York Times afirma que Robert Julian-Borchak Williams fue víctima del algoritmo utilizado por los sistema de reconocimiento facial en una operación llevada a cabo por la policía de Detroit para identificar al ladrón de una boutique.

El sistema de reconocimiento facial facilitó la información de Williams, detenido frente a su casa y llevado a comisaría. Los agentes le hicieron preguntas sobre el robo de una tienda de lujo, Shinola, donde el ladrón robó cinco relojes de alta gama.

Al ver las fotos del robo, el acusado se desligó del asalto de inmediato. No solo no había estado en el lugar del robo, ni a la hora, sino que el ladrón de la foto ni siquiera se parecía a él. El Departamento de Policía de Detroit basó la detención en la grabación de una cámara de vigilancia facilitado por la aseguradora.

Con las imágenes captadas por la cámara de seguridad, los investigadores usaron un software de la empresa DataWorks para compararlas con una base de datos. Dos algoritmos asociaron la imagen del ladrón con el carnet de conducir de Williams, aunque especificando que era una simple pista y no causa directa de arresto.

Los agentes estaban obligados a revisar más evidencia antes de detener al presunto sospechoso, sin embargo, una simple identificación visual les dio luz verde para arrestar a Williams, de forma equivocada.

Busca en Google

Melissa, esposa de Williams, preguntó a uno de los agentes que arrestaron a su marido donde lo llevaban. "Busca en Google", recuerda que respondió uno de los policías. La policía llevó detenido a Williams a una comisaría. Tomaron foto, huellas digitales y ADN. Pasó la noche en el calabozo.

Al día siguiente, dos agentes lo interrogaron. Williams fue llevado a una sala de interrogatorios. Encima de la mesa tres fotos, tres capturas de una cámara de seguridad. El personaje que aparecía en la foto no se parecía en nada a él, solamente que los dos compartían el mismo color de piel, era negra.

Publicidad