SUPERA EL LÍMITE PERMITIDO DE TRIHALOMETANOS

Recomiendan no beber agua del grifo a casi 40.000 habitantes de Murcia

El temporal de lluvias del mes pasado ha vuelto a castigar de forma inesperada a los mismos vecinos que tuvieron que hacer frente entonces a los daños provocados por las inundaciones. Esas mismas lluvias han elevado la presencia de una sustancia nociva en el agua y el resultado es que 160.000 no han podido beber agua durante varios días. La prohibición ya solo afecta a 40.000 habitantes.

Publicidad

Unas 40.000 residentes en los municipios murcianos de Cieza, Las Torres de Cotillas, Abanilla, Blanca y Molina de Segura han sido alertados por las autoridades sanitarias autonómicas de que no se recomienda beber agua del grifo por superar el límite permitido de trihalometanos tras el temporal de diciembre.

Estas sustancias son subproductos de la desinfección del agua que se forman cuando se emplea cloro y que se han generado como consecuencia de los arrastres de materia orgánica durante las lluvias torrenciales de mediados del mes pasado.

En Molina de Segura han habilitado cuatro puntos de abastecimiento potable para que nadie se quede sin beber. La alcaldesa, Esther Clavero, ha dicho que esperan que "la normalidad se recupere lo antes posible".

El jefe de salud pública del municipio, Lázaro Sánchez, ha explicado que "tendrían que ser cantidades más altas, durante muchos años, para que tuviera que tener ese efecto que es potencialmente cancerígeno".

Los Ayuntamientos afectados están informando diariamente a través de las páginas webs de si el agua es potable o no.

Publicidad