120.00

Publicidad

Coronavirus

Reciben a pedradas a los agentes que acuden al poblado de O Vao para comprobar que se cumplía el confinamiento

Con hachas en la mano y lanzando piedras, así recibió un violento grupos de personas del poblado de O Vao a los agentes que acudieron a comprobar que se cumplía con el confinamiento por coronavirus.

Dos agentes de la Policía Local de Poio (Pontevedra) permanecen ingresados en un centro hospitalario tras ser atacados ayer por un violento grupo de personas que les lanzaron piedras y la emprendieron a palos contra el coche patrulla en cuanto llegaron al poblado de O Vao.

Los policías locales acudieron a este conflictivo barrio para apoyar la intervención de la Guardia Civil que, minutos antes, se había presentado allí para comprobar si se estaba celebrando una fiesta en pleno confinamiento por coronavirus.

Cuando la primera patrulla de la Guardia Civil se presentó en el poblado, conocido por ser un lugar habitual de venta de droga, comenzaron los problemas. Se produjo un primer enfrentamiento de los vecinos con los agentes que procedieron a identificar a un joven por incumplir sistemáticamente la orden de confinamiento. Acabó siendo detenido tras atacar a los guardias civiles y fue trasladado a la Comandancia entre la indignación de sus familiares.

La situación volvió a calmarse pero, en ese momento, llegó la dotación de la Policía Local y la reacción de los vecinos fue aún más violenta. Comenzaron a increpar a los agentes y a lanzarles piedras mientras eran amenazados, incluso, con hachas. Los policías sufrieron contusiones, magulladuras y diversos cortes. Tuvieron que abandonar el vehículo oficial, que acabó destrozado, y esperaron refuerzos fuera del poblado.

Por el momento no se han practicado más detenciones pero las diligencias continúan en el juzgado de guardia, que determinará la identificación de todos los participantes en la reyerta y su posterior puesta a disposición judicial.

Hace unas semanas, la Policía Local de Poio realizó el último operativo de vigilancia y control del narcotráfico en el entorno de O Vao.

Publicidad