Vamos a explicar con ayuda de la realidad aumentada el contratiempo al que se enfrentan ahora en el rescate de Julen. Ayer, los tubos no encajaban porque la galería estaba ligeramente torcida a partir de los 40 metros y para engrosar la galería vertical, pasaron toda la madrugada limando las paredes del pozo.

Pero hace unas horas cuando intentaban introducir los tubos para revestir el túnel, han detectado con una cámara otro obstáculo, esta vez a 52 metros. Era un saliente que impedía que el primer tubo avanzase. Así que, para sortearlo, han optado por estrechar ese tubo, el que se apoyará en el suelo para recoger los escombros.

Un equipo de herreros y soldadores han estrechado el tubo en la propia montaña. Siendo ellos los protagonistas del día, porque de ellos depende que los mineros finalmente puedan entrar.

Los mineros continúan a la espera

Los mineros están a la espera de una llamada que tarda en llegar. Les avisarán al menos tres horas antes y entonces se pondrá en marcha el dispositivo de rescate. En principio iban a descender con un sistema de cuerdas pero un bombero decidió diseñar una jaula para la seguridad de los mineros.