El madridismo ha pasado de tener aspiraciones en las tres competiciones, a no tener casi ninguna opción de ganar ninguna competición en menos de una semana.

Tras la eliminación de la Copa del Rey y la dura derrota en liga ante el F.C. Barcelona, a los hombres de Solari sólo les quedaba un cartucho, la Champions, que no supieron aprovechar.

La derrota de anoche ante el Ajax por 4 goles a 1, terminó de confirmar la mala racha por la que ya venía pasando el conjunto madridista: jugadores fuera de forma, falta de claridad en el juego, decisiones técnicas que no convencen al graderío del Bernabéu. El Real Madrid tenía todo de cara antes de disputarse el partido de vuelta, pero la falta de ambición en el juego les pasó factura.

Hoy, la opinión de la afición madridista se encuentra dividida. Algunos reclaman la falta de fichajes que no se realizó durante el verano, otros achacan los resultados al propio entrenador, hay quienes ponen en duda la falta de profesionalidad de los jugadores. Lo que queda claro, es que esta derrota ha sentado como un jarro de agua fría en los aficionados merengues.

Al Madrid sólo le queda afrontar la liga, donde se encuentra tercero, a 5 puntos del Atlético de Madrid, y; a 12 puntos del líder, el F.C.Barcelona.