La Policía Nacional advierte del peligro que entraña dejar las llaves de casa en el coche. Al parecer, los ladrones siguen un nuevo 'modus operandi' por el que se hacen con ellas para entrar en las viviendas aprovechando los momentos en los que los dueños se encuentran en la playa o en zonas de ocio.

En una primera fase, los ladrones entran en los coches y se hacen con las llaves en caso de encontrarlas dentro. Posteriormente, tras un registro de la documentación del vehículo, consiguen conocer el domicilio. Aprovechando que los inquilinos se encuentran en la playa o en lugares de ocio, acceden a la vivienda y sustraen objetos de valor.

Con este método, se evita alarmar a las víctimas para no ser detectados con prontitud y, así, dificultar la intervención policial. Incluso, en algunos casos, llegan a devolver las llaves.