Polémica

Raquel del Rosario responde a los incrédulos sobre el ataque de un puma a su hijo

La artista desveló hace unos días que tuvo que salvar a su pequeño de las garras de un puma mientras éste se encontraba en el jardín de su casa

Raquel del Rosario salva a su hijo del ataque de un puma a puñetazos

Publicidad

La heroica historia de Raquel del Rosario se le ha vuelto en contra. La que fuese artista de El sueño del Morfeo narró hace unos días cómo tuvo que salvar a su hijo de las garras de un puma después de que éste entrase en el jardín de su casa y le atacase indiscriminadamente. No obstante, parece que la narración no ha gustado a todo el mundo. Y ella no se ha quedado callada.

Lo ha hecho a través de stories y en base a las dudas que ha generado su relato. Por eso ella ha querido hacer unas “últimas aclaraciones”. “Los pumas son parte de la fauna salvaje de California. Es muy poco común que se adentren en zonas residenciales y también que ataquen”, ha comenzado señalando ésta, ya que muchos seguidores cuestionaron que un animal de tales características entrase precisamente a su jardín.

"En el condado de Los Ángeles no había habido un ataque a humanos desde los años 90", ha puntualizado ella, recordando que tiene "vecinos que llevan toda su vida viviendo en la montaña y nunca han visto uno ni en la distancia". Sin embargo, ella lo vio y bastante de cerca.

En concreto a un pequeño puma de “un año” que “comenzaba a independizarse de su madre”. “Pesaba 30 kilos”, añadía la artista en su explicación sobre las características del animal que atacó a su hijo y la posterior entrada en escena del hermano y la madre del puma para velarle tras su fallecimiento.

Cirugía y mudanza posterior

En cuanto a la intervención de urgencia que tuvo que sufrir su hijo, Raquel del Rosario ha apuntado que fue "una cirugía plástica en la zona entre la barbilla y el cuello que quedó desgarrada". "Necesitó puntos de sutura en frente y varias zonas de la cabeza. Las heridas en brazos y espalda fueron superficiales, afortunadamente", ha explicado.

Sea como fuere, Raquel del Rosario y su familia ya viven lejos de la casa en la que sucedieron los hechos, pero también ha querido reseñar que "la decisión de mudarnos no ha sido a raíz de lo ocurrido, la tomamos hace meses". Por lo que ha pedido que no se hagan conjeturas sobre su vida que no estén contrastadas previamente.

Por último, ha querido zanjar el debate suscitado sobre cómo pudo darse lo ocurrido. "La culpa no es de vivir en California o vivir en el campo. La culpa no la tiene nadie, aunque siempre necesitemos echársela a alguien. Lo que ha de sucedernos, sucederá", ha insistido Raquel del Rosario para concluir recordando que "la vida se vale de experiencias, independientemente del escenario".

Publicidad