61.534014

Publicidad

Operación policial

Raptado para obligarle a 'cocinar' y cortar cocaína y sacarle más dinero en su venta

La Policía Nacional y la de Suecia han colaborado para desarticular una banda de 5 delincuentes que traficaban con drogas y armas desde Alicante y Murcia. El cabecilla había estado en la lista de delincuentes más buscados de INTERPOL. Se les acusa de tráfico y de raptar a un hombre para obligarle a 'cocinar' la cocaína.

En resumen

  • Raptaron a un hombre para 'cocinar' cocaína y sacar más rentabilidad
  • La organización actuaba en Alicante y Murcia
  • Introducían cocaína, hachís y anabolizantes para su venta y distribución en España y Suecia
  • Escondían la mercancía en un vehículo, en donde se han encontrado armas y drogas

Desmantelada una banda criminal compuesta por 5 personas. Se les acusa de tráfico de armas y drogas y de la venta de terminales móviles encriptados. La Policía Nacional ha llevado a cabo esta operación.

La organización delictiva actuaba en Alicante y Murcia. Entre los 5 detenidos hay un español y cuatro suecos con edades comprendidas entre los 29 y 44 años de edad.

Raptado y obligado a cocinar cocaína

La banda está acusada también de raptar al hermano de otro delincuente, especialista en la adulteración de cocaína. El objetivo del rapto era obligarle a 'cocinar' y cortar la droga para conseguir un mayor beneficio en la venta.

La investigación de la Policía Nacional se inició en el verano de hace un año y la Policía de Suecia ha colaborado en todo el proceso hasta dar con al detención de los cinco delincuentes implicados.

Colaboración de la Policía de Suecia

Los agentes les seguían la pista en Suecia por los antecedentes en el tráfico de drogas. El cabecilla ya había sido detenido en Torrevieja, Alicante, en el año 2012. En aquel momento se le acusó de liderar una organización en Suecia dedicada también al tráfico de drogas. Además, era uno de los 30 fugitivos más buscados por la INTERPOL.

En esta ocasión, al tráfico de drogas se suma el de armas. Los agentes se incautaron en los registros de cocaína, hachís, anabolizantes, armas, tres vehículos, ocho teléfonos encriptados y 100 tarjetas móviles. Además, también se localizaron armas: una escopeta semiautomática, dos pistolas, un silenciador, 140 cartuchos y varias armas escondidas en un vehículo que utilizaban solo de almacén de toda la mercancía ilegal.

Publicidad