Publicidad

Valencia

Los agricultores valencianos queman naranjos para protestar por los bajos precios de mercado

Quemando naranjos arrancados, así reivindican la crítica situación del sector los agricultores valencianos. Los abusivos precios por debajo de los costes de producción han provocado que en el último año hayan tenido que arrancarse y quemarse más de 2.000 campos.

No habrá fallas debido a la pandemia del coronavirus, pero sí que se realizará una 'cremà' simbólica en la Comunidad Valenciana. Este martes, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha convocado una quema de naranjos este martes en Algemesí para denunciar la grave crisis que atraviesa el sector.

[[H3:Cremà de naranjos para mostrar la desesperación]]

Desde la organización agraria AVA-ASAJA aseguran que los agricultores y ganaderos de la región están desesperados debido a que solo en el último año se arrancaron y quemaron más de 2.000 campos. Las plantaciones más mermadas son la citricultura que ha perdido 30.000 hectáreas en los últimos 20 años y el viñedo con una pérdida de aproximadamente 25.000 hectáreas de producción.

La caída de precios unida a las plagas y enfermedades que tiene que enfrentar el cultivo hace insostenible su mantenimiento. Desde el sector explican que por un kilo de mandarinas les pagan 0,07€ mientras que el coste de producción asciende a 0,25€. Por ello exigen una reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria para combatir los abusos comerciales y garantizar unos precios por encima de costes. También piden medidas para impulsar y mejorar la competitividad de la agricultura valenciana.

El coronavirus pone en jaque al sector

A principios de 2021, el secretario general de ASAJA Castilla-La Mancha, José María Fresneda, alertaba de la situación en el campo. "Está viviendo uno de los peores momentos, nos estamos encontrando con situaciones gravísimas y alarmantes para los cultivos, nos sentimos absolutamente abandonados".

Publicidad