Zara

¿Por qué Zara? La marca insignia de Amancio Ortega debe su nombre a una curiosa coincidencia

La idea de Amancio Ortega era que se llamara Zorba, pero la primera tienda que se abrió en La Coruña en 1975 se encontraba a pocos metros de un bar con ese nombre. Tras la petición del hostelero, y gracias a un baile de letras, la marca textil se pasaría a denominar Zara.

¿Por qué se llama Zara?

Publicidad

Los expertos en marketing coinciden en que el nombre de una empresa debe ser corto y fácil de recordar y pronunciar por parte del usuario. Tres condiciones que cumple la empresa de Amancio Ortega, Zara, pero ¿por qué se llama así?

Zara es la marca insignia del grupo de Inditex y debe su nombre a, nada más y nada menos que, un bar. El azar ha sido una parte importante en este hecho, ya que en un principio la cadena textil se iba a llamar Zorba, en honor al protagonista de la película 'Zorba el Griego'. La elección de este largometraje se debía al gusto personal del propio Amancio Ortega, pero las coincidencias, aquellas que para Sigmund Freud no existíam, hicieron que un bar de la zona en la que se abrió la primera tienda se llamara igual.

Ante este hecho, el dueño del establecimiento hostelero pidió a un joven Amancio Ortega que lo cambiase. Del baile y juego de letras es como Zorba se transformó en Zara.

De Zorba a Zara

La primera tienda abrió en La Coruña en 1975 y se encontraba a pocos metros de un bar llamado Zorba, algo que recogió el periódico estadounidense The New York Times. Tras la petición, Amancio Ortega cambió el nombre a Zara tras reorganizar las letras.

La coincidencia hizo modificar el nombre de la empresa que en 2020 ocupó el primer puesto en el ranking de las Mejores Marcas Españolas, según la consultora estratégica de marca global Interbrand. Quién sabría lo que hubiera pasado de haber mantenido la primera idea de Amancio Ortega.

'Zobra el Griego'

Amancio Ortega se inspiró en la película de 1964 'Zorba el Griego'. El largometraje versa sobre un joven escritor inglés, representado por el actor Alan Bates, que viaja a Creta para tomar posesión de una propiedad heredada. Allí conoce a Zorba, Anthony Quinn, un vitalista de costumbres algo primitivas que ejercerá una gran influencia sobre el británico.