Niñas Tenerife

¿En qué punto se encuentra la investigación del caso de las niñas de Tenerife?

Ya han pasado 61 días desde la desaparición de las niñas de Tenerife. El último gran avance fue el hallazgo de dos botellas de oxígeno que pertenecen a Tomás Gimeno y un bulto junto a un objeto metálico.

Así avanza la investigación de las niñas de Tenerife, más registros en la casa de Tomás Gimeno y nueva hipótesis

Antena 3 Noticias Así avanza la investigación de las niñas de Tenerife, más registros en la casa de Tomás Gimeno y nueva hipótesis

Publicidad

La labor de los investigadores en el caso de las niñas de Tenerife es algo que hay que reseñar. Ya son 61 los días de búsqueda y los avances, aunque suceden con cuentagotas debido a todas las dificultades que se encuentran, tratan de esclarecer los hechos. Cada día que pasa es un día menos que queda para terminar con el caso.

Los últimos avances se lograron la semana pasada, cuando el buque Ángeles Alvariño, el navío encargado en la búsqueda de las niñas de Tenerife, localizaba dos botellas de oxígeno vacías que pertenecían a Tomás Gimeno.

En estos momentos, el barco se encuentra atracado en el puerto de Tenerife después de haber continuado todo el fin de semana las labores de búsqueda. Además, permanece amarrado para reparar alguna pequeña avería, poner el punto el buque y reabastecerse.

El trabajo del Ángeles Alvariño

Aunque ahora se encuentra en puerto, el Ángeles Alvariño localizó hace unos días un bulto junto a un objeto metálico en la misma zona donde hallaron las dos botellas de oxígeno. Por ello, las labores de búsqueda que se realizaban, y se retomarán en breve, se centran en dos zonas específicas: donde apareció el cuerpo de Olivia y donde se encontraron las dos botellas de oxígeno.

La 'muerte dulce' de Gimeno

Con estas botellas encontradas se refuerza la hipótesis de la llamada 'muerte dulce' bajo el mar de Tomás Gimeno. Todo apunta a que una vez arrojó el cuerpo sin vida de sus hijas al mar, se quitó la vida.

El periodista de Espejo Público, Nacho Abad, señaló que Tomás Gimeno no pudo utilizar el cinturón de lastres de ocho kilos para descender directamente, ya que le hubiera estallado la cabeza por la presión de los oídos. Es por ello que se cree que, para evitar su propio sufrimiento, se sumergió unos 10 metros, compensó este descenso con el oxígeno de estas botellas y bajó hasta los 50 metros de profundidad.

A esta distancia de la superficie le sería imposible regresar y por ello Abad apuntó que, aunque se han localizado las botellas, el cuerpo lo podrían haber llevado las corrientes de la zona y por ello los investigadores no logran da con él.

El funeral de las niñas de Tenerife

La primera idea de la familia de las niñas de Tenerife era realizar un funeral público tanto a Anna como a Olivia, a pesar de que no se haya recuperado aún el cuerpo de la primera. El portavoz de la familia, Joaquín Amills, ha reconocido en reiteradas ocasiones en Espejo Público que la intención es que sea público para agradecer a la gente su apoyo en estos días.

El principal problema reside en la situación epidemiológica en la que se encuentra la isla, que actualmente se haya en el nivel 3 de alerta por coronavirus. Esto ha obligado a la familia a buscar una nueva localización para llevar a cabo el funeral y que se cumplan todas las medidas sanitarias establecidas.

El propio Amills ha afirmado que se llegó a plantear la ida de que fuera privado, pero que se descartó al momento porque "la gente no se lo merece". Por todo ello, el funeral no será esta semana, como se tenía previsto.

Tomás Gimeno no aceptó que Beatriz rehiciera su vida

Todo comenzó el pasado 27 de abril, cuando Tomás Gimeno secuestraba a sus dos hijas, Anna y Olivia, de uno y seis años. Desde el pasado verano de 2020, Tomás y Beatriz Zimmermann no eran pareja. La relación se rompía, pero Tomás no era capaz de asumir que Beatriz le hubiera dejado y rehiciera su vida.

Ese 27 de abril, Tomás debía devolver a Anna y Olivia con su madre, algo que nunca ocurrió.