Bullying

¿Qué pueden hacer los profesores para frenar el acoso escolar?

El bullying, también llamado acoso escolar, se ha convertido en una lacra social que a día de hoy aumenta y más con la tecnología. Requiere soluciones inmediatas y los profesores pueden actuar.

Publicidad

El especial que ha emitido Antena 3 sobre el bullying, con el nombre 'Acoso escolar: También es tu historia' ha contado con el testimonio de Enrique Gómez, director del instituto 'Alto del Jarama' de Torrelaguna, en Madrid, que ha querido compartir su opinión acerca del acoso escolar que muchos menores padecen a diario y que supone todo un drama para ellos, puesto que termina condicionando su vida.

Sus alumnos, asegura, "viven esto día a día, quizás no con esa crudeza por suerte, pero lo tienen muy cerca. Ellos son plenamente conscientes de lo mucho que les influyen las redes sociales". También apunta a que "los adultos tenemos una importante labor para protegerles y para darles seguridad, para hacerles sentir fuertes frente a todo esto".

De cara a la posible pérdida de respeto al profesor por parte de algunos alumnos, apunta a que "la labor de los docentes es ganárnoslo día a día. No creo en el respeto impuesto, creo en el respeto ganado. Creo que los chicos, además de respeto, nos tienen mucho cariño. La gran mayoría de los chicos nos demuestran ese afecto y esa cordialidad cotidianamente. El respeto, si es ganado, es un respeto duradero".

Esencial que los adultos colaboren para frenar el bullying

José Antonio Luengo, de la Unidad contra el Acoso Escolar, ha explicado cómo funciona dicha unidad: "Esta es una unidad de convivencia que tiene, entre sus funciones, el asesoramiento en situaciones complicadas en materia de violencia. Acudimos al centro, hacemos trabajo con su equipo directivo, profesorado y alumnado para saber las causas de lo que está pasando, y la elaboración de programas y planes para la prevención".

También ha querido dejar claro el papel de las redes sociales y su influencia en el bullying: "Son el hoy, no el futuro. En ese proceso, el profesorado tiene un papel fundamental. Lo más importante es que todavía hay un factor terrible, que es el silencio epidémico. Esa es la principal causa de que no hayamos conseguido erradicar este problema. Si sabemos arrinconar al violento, sabemos que la violencia desaparece. Romper el silencio es una de las cosas que más nos está costando".

Precisamente, el uso de las redes sociales ya ha causado enormes problemas en personas de muy temprana edad. En Malasia, una joven decidió quitarse la vida tras comentarlo con sus seguidores en Instagram. Casos así hacen replantearse la necesidad de informar a los jóvenes en mayor medida

Publicidad