Publicidad

Niñas desaparecidas en Tenerife

¿Para qué pudo usar Tomás Gimeno la botella de oxígeno y el edredón?

Tras confirmarse que la bombona de oxígeno y la funda nórdica encontradas por la Guardia Civil pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, las autoridades intentan determinar para qué pudo usar dichos objetos.

La Guardia Civil confirmó el martes que la funda nórdica y la bombona de oxígeno halladas por el buque oceanográfico Ángeles Alvariño en alta mar pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife el pasado 27 de abril.

Ahora la Guardia Civil, concretamente el equipo de criminalística, trata de determinar para qué pudo usar el padre de las pequeñas la bombona de oxígeno y el edredón. En ese sentido, Espejo Público ha hablado este miércoles con Mari Álvarez, experta en equipos de submarinismo.

Álvarez ha asegurado que con la botella se puede, entre otras cosas, lastrar un objeto. La bombona de Tomás Gimeno, explica Álvarez, pesa cuando está llena unos 17 kilos, masa suficiente para hundir un cuerpo u objeto que no tenga demasiada envergadura.

A la botella, de hecho, estaba atada la manta. De ahí que ambos objetos se encontrasen, unidos, en el mismo punto del fondo marino, a 1.000 metros de profundidad.

Elementos del equipo de buceo que pueden usarse como lastre

Álvarez ha dicho, además, que dentro de un equipo de submarinismo pueden usarse como peso para lastrar objetos al fondo del mar "el cinturón de plomo y el regulador".

Mientras las labores de búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife y su padre se han prolongado una semana más, las posibilidades de encontrar restos biológicos en la bombona y en la funda "son escasas", según fuentes de la Guardia Civil, después de que ambos objetos hayan pasado 48 horas bajo el agua.

La botella de oxígeno, en cualquier caso, no presenta ningún tipo de daño o rozadura, pero toda la información que se puede obtener de ella proviene del número de serie, a partir del cual las autoridades han podido saber que pertenecía a Gimeno.

La posibilidad de que el padre de las menores usase la botella como peso para lastrar el cuerpo de alguna de las niñas de Tenerife parece remota, señalan, debido a la forma cilíndrica del objeto, que dificultaría anudar a ella alguna cuerda.

Publicidad