Calles nevadas

Publicidad

Borrasca Filomena

Por qué puede ser peligroso no quitar la nieve acumulada en el techo del coche

La nieve puede resultar en ocasiones tremendamente peligrosa. Por ello es necesario tomar las precauciones necesarias cuando se producen grandes nevadas como las de estos últimos días provocadas por la borrasca Filomena. Consulta las recomendaciones para quitar la nieve de tu coche y no correr riesgo

Gracias a la borrasca 'Filomena' gran parte del país se ha vestido de blanco. Las previsiones confirman que las nevadas continuarán hasta el domingo, día en el que el temporal comenzará a remitir y 'Filomena' irá desapareciendo poco a poco. El peligro que supone que las carreteras estén cubiertas de nieve ha obligado a las autoridades a cerrar algunas de las principales vías del país para evitar incidentes.

Estos son los peligros de no quitar la nieve acumulada en el techo del vehículo

Lo aconsejable para prevenir problemas en la circulación es eliminar la nieve del parabrisas, ventanas y luneta trasera de los vehículos. Es lo primero que se debe hacer si se piensa utilizar el coche. Y antes de ponernos al volante también hay que comprobar la visibilidad. Sin embargo, en muchas ocasiones la nieve que se queda acumulada en el techo no se retira, y hay que hacerlo, porque según los expertos esto puede provocar un accidente.

Tras una intensa nevada, como las que se están produciendo en los últimos días, los coches que duermen a la intemperie amanecen con una capa de nieve en la cubierta que hay que quitar cuanto antes, porque solo crea peligro al resto de vehículos que circulan por la misma vía. La velocidad que se alcanza en una autovía o autopista, provoca que, si hay nieve en la parte superior del vehículo, se desprenda y desencadene un accidente de tráfico.

¿Qué pasos se deben seguir antes de iniciar la conducción?

Según los expertos, el primer paso es encender las luces de cruce, después hay que reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Al arrancar, es preferible hacerlo en segunda y al iniciar el trayecto hay que evitar acelerar y levantar poco a poco el pie del embrague. Es mejor circular con marchas largas para que las ruedas se deslicen lo menos posible. Menos movimientos rápidos aseguran una mejor conducción con temporal adverso.

Publicidad