La contaminación acústica afecta al 25% de la de la población europea.

Publicidad

Nochevieja

¿Hasta qué hora se puede hacer ruido en Nochevieja?

Para tener una sana convivencia vecinal, en Nochevieja con moderación y controlando el sonido de la música, todo el mundo puede divertirse en casa.

En resumen

Este será la Navidad más inusual de los últimos tiempos, en donde el toque de queda y las restricciones por reunirse con familiares o allegados marcarán las fiestas de esta Navidad 2020.

Aunque está prohibido juntarse más de 10 personas e incumplir el toque de queda, también lo está celebrar fiestas multitudinarias. Aún así, si eres de los que te vas a quedar en casa y cumpliendo con las medidas sanitarias, has de saber que también existen una serie de medidas acústicas, independientemente de la pandemia, que tienen como objetivo crear un ambiente de convivencia vecinal.

Las personas que viven en grandes comunidades de vecinos o en urbanizaciones donde la cercanía entre una vivienda y otra es mayor, sufren ruidos y molestias, por lo que conviene saber cuáles son las normativas y los horarios permitidos por la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, que regula las competencias en materia de ruidos y contaminación acústica.

El ruido y su impacto en la población durante la Navidad, en concreto en la noche del 31 de diciembre (Nochevieja), y las diferencias que existen en las leyes que regulan el nivel acústico en las distintas regiones de España. De manera general, según las ordenanzas municipales, desde las 08.00 hasta las 22.00 se puede hacer ruido, pero sin superar los 35 decibelios, mientras que de 22.00 a 08.00, no se podrán superar los 30 decibelios. Así que, con moderación y controlando el sonido de la música, todo el mundo puede divertirse en casa.

Las pauta acordadas en un principio entre Sanidad y las comunidades autónomas eran que, en las cenas navideñas no se pudieran congregar a más de 10 personas, incluyendo a niños, durante los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero, salvo que se trate de convivientes en el mismo domicilio. Sin embargo, posteriormente las comunidades que tenían la última palabra, decidían si endurecían o no esas restricciones.

Publicidad