Incendios forestales

¿Por qué no hay incendios forestales en La Palma a pesar de la gran cantidad de lava y fuego?

Dídac Díaz, ingeniero forestal y director de extinción de incendios del cabildo de Gran Canaria, explica por qué no se están produciendo incendios forestales en La Palma a pesar de que la gran cantidad de lava que ha expulsado el volcán Cumbre Vieja.

Publicidad

A pesar de que la lava del volcán Cumbre Vieja de La Palma alcanza los 1.100 grados de temperatura, llama la atención que, afortunadamente, no está produciendo incendios forestales. Dídac Díaz, ingeniero forestal y director de extinción de incendios del cabildo de Gran Canaria, ha explicado en el programa Espejo Público por qué no se están produciendo incendios forestales.

Regla del 30

Dídac Díaz indica que para que se dé un incendio forestal tiene que seguirse la regla del 30:

  • Más de 30 grados de temperatura.
  • Más de 30 kilómetros hora.
  • Menos de un 30% de humedad relativa.

En este caso, manifiesta que no se cumple ninguno de estos parámetros. Además, señala que el parámetro más importante para que se produzca un incendio forestal es la humedad relativa y, "no solo está por debajo del 30, sino que está cerca del 70 u 80%". Por ello, bajo estas condiciones atmosféricas "no se puede producir un incendio forestal".

"Con 80% de humedad relativa el fuego se apaga solo"

Asimismo, explica que, aunque no es probable que se produzcan incendios forestales, "hay que estar monitorizando los parámetros meteorológicos e ir viendo cómo evoluciona". Hasta el momento, los parámetros meteorológicos han sido "favorables" y "con mucha humedad relativa". "En la vegetación de pinar canario con 80% de humedad relativa el fuego se apaga solo", señala.

¿Qué significa núcleo de convección?

Además, apunta que hay que sumar otro factor importante, el núcleo de convección. "El núcleo de convección significa que el cono volcánico y la colada de lava están expulsando a la atmósfera mucho aire caliente y ese aire caliente se tiene que rellenar de alguna parte".

Por ello, señala que succiona el aire caliente cercano a la superficie y esto hace que los vientos que hay en la superficie sean vientos que dirigen las llamas hacia el volcán, "lo que facilita aún más que no haya incendios forestales".

Publicidad