Animales

Qué hacer y cuáles son las multas por tener una mascota prohibida, como hámster, agapornis, conejo o tortuga

Son muchos los que tienen uno de los animales que no se pueden tener como mascota según la Ley de Protección Animal, por lo que deben hacer los trámites necesarios para evitar multas e incluso penas de cárcel.

Imagen de archivo de una cotorra, un erizo y un hámster

Imagen de archivo de una cotorra, un erizo y un hámster Antena 3 Noticias

Publicidad

El Proyecto de Ley de protección, derechos y bienestar de los animales hace referencia, entre otros asuntos, a qué animales no se pueden tener en casa como animal de compañía. Aunque dicha lista existe desde hace años, muchas de las mascotas siguen viviendo en los hogares de miles españoles, en muchos casos desconociendo que se pueden enfrentar a multas por este motivo. Sin embargo, no es tema baladí ya que tener uno de los animales que menciona la lista la ley puede suponer sanciones que lleguen hasta los 200.000 euros o incluso penas de cárcel de hasta 36 meses.

Animales ilegales como mascota

Los animales que está prohibido tener como mascota son los que están catalogados por invasores, según el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras de España del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, por lo que la lista puede llegar a ser variable en el tiempo. Entre los animales que están es esta lista se encuentran los erizos, cerdos vietnamitas, las tortugas de la península, los agapornis, periquitos y cotorras, los roedores como las ratas y hámsteres y los conejos.

Por el contrario, para sea legal que un animal se considere como doméstico, debe figurar en el listado de las especies permitidas por ley. Los requisitos son que pueda vivir en cautividad, que no suponga un riesgo para las personas y que no se convierta en una especie invasora.

Qué hacer si ya se tiene un animal prohibido como mascota

Llegados a este punto, son muchas las familias que se han dado cuenta de que tienen un animal considerado como una mascota ilegal y no saben qué hacer para evitar las multas sin desprenderse de él. Para ello, la ley ha previsto un registro, que es obligatorio desde enero de 2022, a través del cual se puede informar a la autoridad medioambiental de la comunidad autónoma en la que se viva de que se tenía a dicho animal antes de que saliera la ley.

Publicidad