Secuestro bebé Basurto

¿Qué ha fallado en el protocolo de seguridad del hospital de Basurto?

Un comité de expertos trata de averiguar los fallos en las medidas de seguridad que provocaron que una mujer, ya detenida, pudiera salir del hospital con un bebé.

Publicidad

Es prioritario, según el protocolo sanitario en País Vasco, que las pruebas a los bebés se realicen siempre a pie de cama de la madre. En caso de tener que hacerse en una sala distinta, un familiar debe acompañar al recién nacido. Además, en 2014, tras un suceso similar, se reforzaron las medidas para minimizar el riesgo de separación del bebé de sus progenitores.

La mujer -de 24 años- que 'robó' anoche al bebé en el hospital de Basurto, en Bilbao, salió del hospital vestida de sanitaria, con la misma ropa con la que engañó a la madre para coger al niño, todo pese a los protocolos reforzados hace unos años. Por tanto, ¿qué ha podido fallar? ¿Ha sido una cuestión de seguridad? Es lo que investiga un comité de expertos del hospital.

No existe un protocolo a nivel nacional sobre la seguridad en hospitales para los recién nacidos. Cada autonomía, e incluso cada hospital, establece los suyos. En la Comunidad de Madrid, las pulseras identificativas y las pruebas a pie de cama forman parte de las medidas de seguridad. En Andalucía reparten tarjetas a los visitantes que están vinculadas a cada habitación, para controlar quién entra y quién sale del área de los recién nacidos.

Otros casos

No es la primera vez que pasa algo así. Ya sucedió hace tres años en el hospital de Guadalajara. El 'modus operandi' fue el mismo: Una mujer se hizo pasar por una pediatra para robar a un bebé. Dijo a sus padres que debía hacerle unas pruebas y huyó con el recién nacido en brazos. La descubrieron tras visitar una farmacia a la que fue a comprar leche pediátrica. Al parecer, había perdido un bebé hacía tiempo. Ahora cumple cinco años de prisión por detención ilegal.

En 2014, en el hospital de San Sebastián, una mujer accedió a la planta de neonatos, ataviada con una bata blanca, y se hizo pasar por personal sanitario para llevarse a un bebé con la excusa de que iban a practicarle una prueba. Un caso que se produjo dos años después de otro intento de secuestro, en ese mismo hospital, protagonizado por una mujer con problemas mentales, que se llevó a una niña recién nacida mientras sus padres dormían.

Publicidad