¿Por qué el equinoccio de primavera ocurre en diferentes fechas dependiendo del hemisferio?

Publicidad

Equinoccio primavera

¿Por qué el equinoccio de primavera ocurre en diferentes fechas dependiendo del hemisferio?

El 20 de marzo tendrá lugar uno de los eventos astronómicos más especiales del año: el equinoccio de primavera. Este fenómeno, que hace que el día y la noche tengan la misma duración, es el punto de partida de la nueva estación en el hemisferio norte. Será en septiembre cuando tenga lugar en el hemisferio sur. Descubre por qué y qué diferencia al equinoccio del solsticio.

La llegada de la primavera es un momento mágico y especial para una gran diversidad de culturas que tienen como tradición celebrar este ‘renacer de la naturaleza’, año tras año y desde tiempos inmemoriales, con rituales y festivales. Y es que la ocasión lo merece porque el equinoccio es un evento astronómico que solo se produce dos veces al año cuando el movimiento de la Tierra alrededor del Sol da paso a la llegada de la nueva estación.

Será el viernes 20 de marzo cuando tenga lugar el equinoccio de primavera 2021 en el hemisferio norte. Concretamente, será a las 4.50 hora española (3.50 UTC) cuando el Sol cruce hacia el norte formando un eje perpendicular con el ecuador de la tierra haciendo que la duración del día sea la misma que la de la noche en todo el planeta (exceptuando los polos).

¿Qué sucede en el hemisferio sur mientras se da el equinoccio de primavera en el norte?

Como comentábamos, el próximo 20 de marzo tendrá lugar el equinoccio de primavera. Pero esto será solo en el hemisferio norte ya que en el sur, el equinoccio que se produce es el de otoño. En ese momento, el eje de la Tierra estará inclinado ligeramente respecto al plano de traslación alrededor del Sol y, por lo tanto, la luz de este no llega de la misma forma a todos los puntos del planeta. Como ocurre con los solsticios, estas variaciones son las que provocan los cambios de estación en las diferentes partes del planeta.

Por ello, mientras en el hemisferio norte le damos la bienvenida a la primavera, en el sur le están dando la bienvenida al otoño. Será en septiembre, cuando el equinoccio de otoño tenga lugar en el hemisferio norte, cuando el sur le dé la bienvenida a la ansiada primavera, un momento sin duda proclive para muchas culturas que celebran por todo lo alto su llegada: supone despedir el frío del invierno y los días comienzan a ser más largos, hay más horas de luz y, esto, por lo general, también ayuda a aumentar las energías y las ganas de festejar y salir a la calle.

¿Por qué lo llamamos equinoccio de primavera?

Son dos las palabras que nos dan la clave para entender, desde su etimología, el significado de este fenómeno: las palabras ‘equinoccio’ y ‘primavera’. Por un lado, ‘equinoccio’ proviene del vocablo latino ‘aequinoctium’ (aequus nocte) que significa ‘noche igual’. Por ello decimos que con este evento el día tiene la misma duración que la noche: si viésemos nuestro planeta desde un punto alejado observaríamos cómo se da una división equilibrada prácticamente perfecta entre la zona iluminada y la que permanece en la oscuridad.

Por otro lado, ‘primavera’ viene a significar ‘el primer verdor’ y ,por ello, la primavera se asocia con el ‘renacer de la naturaleza’, el momento en el que los árboles y las plantas florecen, la temperatura comienza a ser más cálida e incluso la energía se siente diferente.

¿Qué diferencia al equinoccio de un solsticio?

Cabe señalar que tanto el equinoccio como el solsticio dependen del eje de inclinación de la Tierra respecto a su órbita, pero estos fenómenos astronómicos no son en realidad tan similares entre sí: ambos marcan el inicio de las estaciones, pero no son lo mismo.

‘Solsticio’ (del latín solstitium, sol sistere) quiere decir ‘sol quieto’ y hace referencia a que el astro está en su punto más bajo o más alto del cielo (dependiendo del hemisferio). Los solsticios marcan la jornada con más o menos horas de luz del año. Por ello, mientras en junio en el hemisferio norte se produce el solsticio de verano, en el hemisferio sur se producirá el de invierno. Y en diciembre, tendrá lugar el mismo fenómeno pero a la inversa, mientras tenga lugar el solsticio de invierno en el hemisferio norte, se producirá el de verano en el sur.

Publicidad