Pura, la coruñesa que cumple 107 años

Publicidad

Galicia

Pura, la coruñesa que aprobó las oposiciones durante la República y que acaba de cumplir 107 años

Pura tiene un estupendo sentido del humor y bromea con que "ahí arriba, en el cielo, no me deben de querer". Lo dice porque nació en 1913 y puede presumir de haber cumplido 107 años en Galicia.

Los que la conocen la definen como valiente, trabajadora, inteligente y buena. Pura cumple 107 años y no pierde el sentido del humor. Esta centenaria aprobó sus oposiciones en la República pero nunca pudo tomar posesión de su puesto, la Guerra Civil lo cambió todo.

Aprobó las oposiciones en la República pero la Guerra Civil arrasó con todo

"Es un regalazo de madre", comenta su hija cuando se refiere a ella. Purificación Ramos vino al mundo el 6 de noviembre de 1913 en A Coruña (Galicia), cursó Magisterio y preparó una oposición para secretaria de ayuntamiento, cuando todavía muy pocas mujeres se aventuraban a estudiar. Esta mujer valiente, además, aprobó “pero nunca pudo tomar posesión porque comenzó la Guerra Civil”, explica Pura, su hija.

Años después, en 1940, Purificación se casó y dedicó el resto de su vida a enseñar. Dio clases particulares, en una habitación habilitada para ello en su casa, a muchos niños de A Coruña. Quizás, algunos de esos alumnos ya hayan fallecido, mientras su profesora sigue en pie.

Purificación también fue madre, de 3 hijos, y ahora puede contar también con 6 nietos y 8 bisnietos. Uno de estos últimos, además, nació el mismo día que ella, un 6 de noviembre, pero más de un siglo después.

Su medicina es el sentido del humor

Su vida continúa a día de hoy en una residencia de ancianos de su ciudad en donde estos días se han esmerado en hacerle la mejor fiesta, para la más veterana. Eso sí, en el ambiente íntimo que el coronavirus permite. ¿Su medicina? Su sentido del humor y su constante empeño en hacer planes de futuro. Suele decir "ahí arriba, en el cielo, no me deben de querer", y sigue alargando, con vitalidad, su vida aquí abajo.

Este año, en su fiesta, no han faltado las guirnaldas, una corona de cumpleañera, las canciones e incluso algún baile; pero espera que en sus 108 la celebración sea multitudinaria. Al fin y al cabo, no todos los días se cumple más de un siglo de vida.

Publicidad