Conducción

¿Pueden multar por conducir con el abrigo puesto en el coche?

Conducir con el abrigo puesto podría ser un problema que podría derivar en sanciones económicas. Sin embargo, es un asunto que no está del todo claro.

Multado por dejar una cámara en el interior del coche para pillar a los que se lo rayan

Efe Multado por dejar una cámara en el interior del coche para pillar a los que se lo rayan

Publicidad

La vestimenta que llevamos a la hora de conducir cambia mucho en función de la época del año. La calefacción tarda un rato en empezar a calentar desde que se arranca el coche, por lo que muchas veces, los conductores se suben al vehículo totalmente abrigados. Sin embargo, a veces, esa ropa puede no ser adecuada para la tarea a realizar.

Además, muchas veces, puede dar pereza quitarse toda la ropa de abrigo, sobre todo cuando el vehículo todavía está frío. Sin embargo, el no hacerlo, puede causar dos tipos de riesgo. En primer lugar, sería la seguridad al volante. En segundo lugar, el riesgo sería a recibir una multa de tráfico.

Posible sanción

No está del todo claro esta afirmación, puesto que el Reglamento de Conductores no especifica nada al respecto de la vestimenta que un conductor debe llevar al volante. Sin embargo, el artículo 18 expresa lo siguiente: "El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimiento, el campo necesario de visión, y la atención permanente a la conducción que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía".

Este artículo no lo deja del todo claro. Por ello, cuando un agente de tráfico da el alto puede concluir que el abrigo que lleva puesto el conductor impide conducir correctamente y con seguridad. La multa que se impone podría llegar hasta los 200 euros. Sin embargo, esta norma no solo se aplica al abrigo, sino también a ropa veraniega como tirantes o conducir sin camiseta.

Complica la seguridad

Sin embargo, la sanción económica no es lo único que debe preocupar al conductor. Hay dos razones más importantes para quitarse el abrigo al subirse al coche. La primera de ellas es que al llevar un abrigo grueso, podría impedir que el conductor pueda mover los brazos con suficiente libertad. Por ello, los giros serían más complicados.

Por otro lado, el abrigo también puede afectar al estado del conductor. Esto es debido a que puede dar calor o causar sofocos. Además, los cinturones de seguridad deben ajustarse correctamente al cuerpo, puesto que, si no es así, podrían no funcionar en caso de colisión o accidente de tráfico.

Publicidad