Abdeslam E. J. ha sido procesado por presunta agresión sexual a un menor de edad cuando ejercía su función religiosa en la mezquita Hamza, en la calle de Almenara Alta de Barcelona. El centro está en el proceso como responsable civil subsidiario. La pena a la que se puede enfrentar el religioso oscila entre los seis y los doce años de cárcel. Le ha impuesto el juez una fianza de 3,000 euros por si debe indemnizar a la víctima.

Según el juez, el imán intentó dos veces abusar del menor de 13 años y, al parecer, lo consiguió a la tercera y otras sucesivas. El menor terminó contándoselo a su familia. El análisis médico detectó secuelas psíquico-físicas, por lo que está siendo atendido en la Fundación Vicki Bernadet.