Publicidad

SU ORIGEN PODRÍA SER MILENARIO

¿De dónde vienen las 'monas de Pascua'?

Todos los años el tradicional postre del Lunes de Pascua centra las miradas de los niños y adultos españoles tanto por su dulce sabor como por su belleza casi escultural en los escaparates de las mejores reposterías. Pero, ¿sabemos de dónde vienen?

Llega el lunes de Pascua y con él las famosas 'monas de Pascua'. Desde los sencillos huevos de chocolate hasta las exuberantes estructuras de los reposteros más atrevidos pasando por el tradicional bollo de harina y huevo, las 'monas' son el postre estrella en Pascua.

Cataluña, Baleares, Valencia y Murcia son las localidades que más famosas se han hecho por sus dulces y extravagantes 'monas'. Pero también encontramos los 'roscones' en Galicia, los 'hornazos' en Jaén o la bolla asturiana. En cada región, con sus peculiaridades, la costumbre es prácticamente la misma: cuando llega el Lunes de Pascua, los padrinos regalan a sus ahijados un postre en el que tradicionalmente el huevo es el protagonista. Pero ¿De dónde viene esta tradición?

'La Resurrección', de Sebastiano Ricci. | Materia

Son muchas las versiones y orígenes que se le atribuyen a las 'monas'. La versión más antigua se remonta a los propios orígenes de la Semana Santa. La tradición occidental cuenta que tras la resurrección de Jesús, María Magdalena tuvo una cena con Tiberio, el emperador de Roma por aquel entonces. Cuando la seguidora de Cristo le confirmó a éste la resurrección de Jesús, el Tiberio se hecho a reír y le dijo que "un hombre puede volver de la muerte tan fácil como el huevo que tiene en su mano puede volverse rojo". Fue entonces cuando el huevo que sostenía María Magdalena se volvió de color rojo.

Muchos aseguran que este fue el inicio de la tradición y que los cristianos empezaron a regalarse huevos decorados y pintados en honor al anecdótico encuentro para recordar el milagro de la resurrección de Cristo. Otros muchos aseguran que el nombre de 'mona' tiene un origen árabe en la palabra 'munna' , que se refiere a un regalo que los musulmanes hacían a sus señores

Con el tiempo, el regalo de la 'mona' lo fueron asumiendo los padrinos del siglo XII para entregárselo a sus ahijados. Por aquel entonces, se trataba de un panecillo y unos huevos, en sintonía con la austeridad propia de la Cuaresma. Con el tiempo, este obsequio se fue convirtiendo en el tradicional bollo con el huevo duro.

Sin embargo, según algunos expertos, no será hasta el siglo XVIII cuando entre en escena el chocolate y la 'mona' en sus versiones más dulces. Se cree que la iglesia desaconsejó los huevos y los reposteros se las ingeniaron para reinventar la tradición. Aparecen así los huevos de pascua en chocolate y con ellos los suculentos, enormes y complejos postres con los que los mejores reposteros compiten hoy en día cada Semana Santa.

También te puede interesar...

La receta tradicional de las torrijas evolucionan a una gran variedad: torrijas de frambruesa, de limón, de chocolate o de coco y piña

Publicidad