El departamento de Seguridad ha manifestado que el presunto autor del crimen de la mujer de 28 años que desapareció en Leizpig (Alemania) el pasado 14 de junio y cuyo cadáver apareció ayer en las cercanías de una gasolinera de Asparrena (Álava) intentó quemar el cuerpo.

El principal sospechoso fue detenido por la Guardia Civil en Jaén, tras su arrestamiento la Ertzaintza inició un dispositivo de búsqueda que permitió localizar el cadáver en Asparrena en las inmediaciones de una estación de servicio, junto a la carretera A-1.

El cadáver se encuentra en el Servicio de Patología Forense de Vitoria, a la espera de que se le practique la autopsia que permitirá confirmar que el cadáver corresponde con el de la víctima, aunque todo apunta a que corresponde al de la mujer alemana cuya desaparición había denunciado su familia hace una semana.