Crimen Lardero

El presunto asesino de Lardero se encuentra aislado en la cárcel de Logroño y vigilado por un preso de apoyo

El presunto asesino del pequeño Álex en la localidad de Lardero, en La Rioja, se encuentra en la prisión de Logroño y se ha negado a colaborar en la investigación del crimen del pequeño Alex.

En resumen

Publicidad

El presunto asesino del pequeño Álex en la localidad de Lardero, en La Rioja, se encuentra en prisión provisional comunicada sin fianza tras acogerse a su derecho a no declarar. La familia del menor insiste en que este crimen pudo haberse evitado.

En estos días, el ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha recibido críticas por no haber impedido que Francisco Javier Almeida disfrutara de permisos y de libertad condicional, a pesar de su historial criminal y de que había informes en contra. El ministro defiende la legalidad de las decisiones adoptadas. De momento, la investigación del crimen de Lardero continúa, a la espera conocer el resultado de la autopsia.

El presunto autor del crimen no está colaborando

El presunto responsable del crimen no está colaborando con los investigadores. Lleva poco más de 24 horas en la prisión de Logroño y apenas se ha cruzado con nadie, ya que tan solo ha sido visto por el médico de la cárcel que le ha aislado en una celda durante diez días siguiendo la cuarenta por COVID-19. Se le ha aplicado además el protocolo antisuicidio.

Allí estará vigilado por un preso de apoyo con el que tampoco tendrá contacto, ya que le vigilará a través de un cristal desde la celda contigua. Estos presos son una figura clave para prevenir los suicidios dentro de las prisiones.

La familia del pequeño Alex, de nueve años, no entiende por qué estaba en libertad cuando aun le faltaban por cumplir al menos dos años de condena. El juez de vigilancia penitenciaria le concedió la libertad condicional porque cumplía los requisitos, aunque había informes de la junta de tratamiento de la prisión que se mostraban contrarios a esta decisión.

Todas las penas por los varios delitos a las que fue condenado Almeida fueron dictadas antes de 2015 cuando una Reforma del Código Penal introdujo la prisión permanente revisable para este tipo de delincuentes.

Prisiones realizó 16 actuaciones de control

Francisco Javier Almeida estuvo sometido, desde que el 8 de abril de 2020 un juez le concedió la libertad condicional, a 16 intervenciones de seguimiento, entre ellas una visita de funcionarios a su actual domicilio. Según han informado fuentes penitenciarias, el juez que ordenó su libertad condicional impuso una serie de condiciones a Almeida, como comunicar cualquier cambio de domicilio, la búsqueda de trabajo o cada dos meses acudir a la oficina de gestión del Servicio de Penas y Medidas Alternativas de la prisión de Logroño.

Esos controles bimensuales consistieron en entrevistas presenciales pero también en contactos telefónicos e incluyeron, por ejemplo, la comunicación por parte del condenado de la incorporación a un trabajo y, tiempo después, de que había ampliado su horario laboral.

Ya en 2021 las actuaciones de seguimiento habituales fueron más numerosas, con hasta once intervenciones en las que Almeida cumplió con los controles bimensuales, presentó distintos justificantes de pago de la responsabilidad civil de la condena, entregó una copia de su contrato laboral, del de alquiler o recibos de nómina. Una de estas once actuaciones consistió en la visita a su domicilio de los funcionarios de seguimiento de la libertad condicional para, precisamente, cerciorarse de que Almeida estaba cumpliendo con los requisitos impuestos por el juez.

Publicidad