Erupción en La Palma

El presidente del Cabildo de La Palma, ante el avance de la lava: "Es muy duro, hay mucho drama personal"

Mario Hernández Zapata ha explicado a Susanna Griso como la Guardia Civil ha organizado caravanas para ayudar a los vecinos evacuados a que saquen "sus últimas cosas".

Publicidad

Varias localidades están amenazadas por la lava en La Palma sin que se pueda hacer nada. Las autoridades solo pueden intentar que no haya daños personales. Es lo que le ha contado el presidente del Cabildo de La Palma, Mario Hernández Zapata, a Susanna Griso. "Es muy complicado. Muy duro, mucho drama personal".

Viviendas sepultadas por la lengua de lava

"Mucho drama personal. Historias de vida que se quedan atrás. No hay palabras" le ha dicho el presidente del Cabildo de La Palma, Mario Hernández Zapata, a Susanna Griso durante la entrevista. "Hemos encontrado a muchas personas salvando sus pertenencias."

El presidente del Cabildo de La Palma ha explicado que la Guardia Civil "ha establecido caravanas para que los vecinos puedan sacar sus últimas cosas. No hay palabras". El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Miguel Ángel Morcuende, ha detallado que la lava discurre por dos lenguas, una de las cuales, la situada al suroeste, en Las Manchas, tiene "un movimiento mínimo", apenas unos dos metros por hora, y en el comité científico "dudan" de que se vaya a reactivar.

La otra lengua de lava es la que ya ha entrado en Todoque, alimentada por una nueva boca que obligó al desalojo de los vecinos de Tacande, en El Paso. El experto ha explicado que el magma que sale de esta nueva boca es más fluido y encuentra "menos dificultades para moverse" porque lo hace sobre la colada proveniente del cono principal.

Las proyecciones que maneja la organización COAG Canarias indican que la superficie agraria útil que se verá arrasada por la lava superará las 400 hectáreas, de las que unas 300 pertenecen a plataneras. La segunda superficie más afectada será de viñedo, con cerca de 60 hectáreas, mientras que el área de aguacate arrasada será de unas 21 hectáreas.

Publicidad