La residencia que vacunó del coronavirus a no residentes se expone a una sanción de 15.000 euros

Publicidad

Coronavirus

Posible sanción de hasta 15.000 euros a la residencia que vacunó a familiares de empleados

La directora general de Salud Pública, Elena Andradas, ha explicado que la investigación a la residencia madrileña por supuesta irregularidad en el plan de vacunación permanece abierta y con carácter "reservado".

La residencia de mayores 'Casablanca Valdesur' de Valdemoro que ha sido investigada por inocular a personas no residentes, podría enfrentarse a una sanción administrativa de entre 3.000 y 15.000 euros por haber incumplido el protocolo español de vacunación contra el coronavirus.

La Comunidad de Madrid ha abierto un expediente informativo contra el centro y está evaluando si podría ir más allá de una sanción administrativa, para tomar en "breve" una decisión cuando se conozca "el impacto" y el número de personas que se habrían vacunado de forma irregular, ha apuntado Elena Andradas, directora general de Salud Pública, a lo largo de la rueda de prensa semanal en la que evaluán la situación epidemiológica de la región.

Durante su intervención ha asegurado que la investigación sobre lo ocurrido permanece abierta pero tiene carácter "reservado" después de que se hiciese pública la información por el medio digital 'eldiario.es' sobre la posible irregularidad cometida y la cual fue admitida por la dirección médica del grupo 'Casablanca'.

No obstante, según Andradas "se puede contrastar perfectamente" a través de los diferentes sistemas de información "las personas que fueron vacunadas", gracias a que se recogen los "datos de identificación" de a quién se suministró cada vacuna. Según la directora general de Salud Pública, este registro permite hacer un control "fehaciente" de si se ha cumplido correctamente con el plan de vacunación y si se ha procedido de forma adecuada. Motivo que le ha llevado a esclarecer que si se detectase "otra anomalía" se abrirían de inmediato "sanciones posteriores".

Entre la selección de personas a las que se administró la dosis contra el coronavirus, según indican para "aprovechar" las dosis recibidas, se encontraban "no residentes" del centro en cuestión, como voluntarios, familiares de riesgo "de algunos empleados" y sacerdotes.

Publicidad