Imagen de espaldas de un policía nacional

Publicidad

Solidaridad

Un policía paga de su bolsillo unos potitos robados por un padre sin recursos en Zaragoza

Un policía nacional se hizo cargo de los potitos robados por un padre de familia sin recursos y lo dejó marchar.

Un policía ha pagado de su propio bolsillo cuatro potitos a un hombre que fue pillado robándolos para su familia en Zaragoza. El agente no presentó cargos contra el individuo y lo dejó marchar.

Según afirma El Periódico de Aragón, los hechos se produjeron en un centro comercial en torno a las once y las once y media de la mañana del pasado 29 de mayo. El hombre, de 35 años, fue pillado sustrayendo los potitos por las cámaras de seguridad.

Cuando el padre estaba en disposición de irse, el vigilante de seguridad le dio el alto para posteriormente llamar a la policía, la práctica habitual en este tipo de hurtos. El padre contó que está atravesando una dura situación: está parado y tiene la obligación de mantener a su familia. Ante su relato, muchos clientes se ofrecieron a pagar los potitos robados.

Tras personarse la Policía Nacional en el lugar y conocer los hechos, uno de los agentes dejó al hombre marchar sin cargos y pagó el importe de los potitos.

Ese policía se comportó de una forma muy humana”, recuerda un testigo para el Periódico de Aragón, que luego añadió: “Cerró los ojos, fue más allá de lo que sería su deber y se puso en lugar del padre de familia que tiene unos pequeños en casa, esperando que les lleve comida”.

“No se debe robar, claro, pero mucho menos dejar morir de hambre a unos bebés; Esos agentes merecen un fuerte aplauso, porque robar, entre comillas, unos potitos no es un delito cuando se trata de alimentar a unos niños”, dijo un testigo.

Publicidad