ACTUÓ ENTRE FEBRERO Y JUNIO DE 2017

La Policía alerta de que el violador del metro Opañel era peligroso y había visos de que fuera a más

Los primeros ataques tuvieron lugar una mañana de febrero, cuando presuntamente abordó y violó a una joven sobre las siete de la mañana, y solo media hora después atacó a otra de 15 años. No se descarta que haya más víctimas.

Parada de metro de Opañel, Madrid

Publicidad

Los investigadores que han perseguido durante casi un año y finalmente detenido al agresor sexual que actuaba en el Metro de Opañel del distrito madrileño de Carabanchel creen que era realmente peligroso y tenía visos de actuar cada vez más. No se descarta que haya más víctimas, aunque por ahora no consta.

Fuentes de la investigación se han referido así a la detención de un joven de 22 años en diciembre, aunque el arresto ha trascendido este martes, por violar a una joven y agredir sexualmente a otras cuatro entre febrero y junio de 2017 en ese punto de la capital, que está solo a cinco minutos andando de su casa.

"No te gires, no me mires, que si no te mato"

Los primeros ataques tuvieron lugar una mañana de febrero, cuando presuntamente abordó a una joven mayor de edad sobre las siete de la mañana y logró violarla, y solo media hora después atacó a otra de 15 años. A principios de marzo volvió a perpetrar dos agresiones en la misma noche: una a las 01:40 horas, cuando abordó a una joven de 20 años, y otra cinco horas después, sobre las 06:45, momento en el que atacó a una chica de 19. La última víctima, de solo 13 años, fue interceptada un día de junio pasadas las siete y media de la mañana.

"No te gires, no me mires, que si no te mato" es una de las frases que dijo a las jóvenes, a las que sorprendía por la espalda tras salir del Metro, aprovechando la oscuridad y la falta de viandantes. En ocasiones casi las asfixiaba para tirarlas al suelo y poder abusar de ellas, y si le miraban las amenazaba de muerte.

También a veces les robaba. La Unidad de Mujer y Familia (UFAM), responsable de la investigación, cree que podría haber alguna víctima más y que la detención podría servir para animar a más denuncias. El arrestado es un hombre de origen ecuatoriano de 22 años que cuenta con antecedentes policiales, pero no por agresiones sexuales, y que ingresó en prisión tras su arresto.

Publicidad