El Estrecho de Gibraltar es el gran santuario del tráfico de la droga en España y ahora también, el escenario de un videojuego para jóvenes. Una polémica aplicación de móvil que permite jugar a ser narcotraficante en la zona, simulando alijos de hachís.

El juego trata de transportar droga en el Estrecho, de burlar a la Policía y de conseguir dinero para hacerse con la narcolancha más potente. La aplicación ha sido creada por un joven de 20 años de la zona y, en poco más de un mes, supera ya las 3.000 descargas.

Con un paro juvenil que roza el 70%, el narcotráfico ofrece dinero fácil. Para unos 3.000 jóvenes ya no se trata de un juego, sino de su vida.

Los expertos desmienten que los videojuegos sean los que fomentan este tipo de delincuencia. "No hay ningún estudio que correlacione videojuego con violencia, no hay evidencia científica", asegura Eulalia Alemany, pedagoga y directora técnica de FAD. Serían otros factores los que explican esa violencia: "factores de salud mental, un aislamiento social o factores educativos".