CARTEL POLÉMICO

Polémica en el Govern por el cartel del sector de la CUP donde se abofetea al conseller de Salud

Unos carteles creados por Endavant, la organización integrada en la CUP, en los que una enfermera abofetea al conseller de Salud, Antonio Comín, ha desatado la polémica en el Govern. En los carteles, se anuncia la manifestación del 2 de febrero en apoyo a los trabajdores del Hospital Parc Taulí en Sabadell, Barcelona. Diversos cargos del Govern han expresado su desagrado hacia la campaña organizada por los operarios del centro.

Antoni Comín, el conseller de Salud

Publicidad

Unos carteles de Endavant, organización integrada en la CUP, en los que una enfermera abofetea al conseller de Salud, Antoni Comín, han causado indignación en el Govern, hasta el punto de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dicho sentir "vergüenza" por este "ataque inaceptable".

En los carteles, que anuncian una manifestación para el 2 de febrero desde Urgencias del Hospital Parc Taulí hasta el Ayuntamiento de Sabadell (Barcelona) en apoyo de los trabajadores del centro y "por una sanidad pública, universal y de calidad", aparece una enfermera que propina una bofetada a Comín, bajo el lema "Basta de humillaciones a la sanidad pública. ¡Plantémosles cara!".

La consellera de la Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, ha reaccionado desde Twitter: "¡Ninguna banalización de la violencia! Siento vergüenza e indignación con el cartel de Endavant".

Endavant, uno de los sectores de la CUP más reacios a colaborar con el Govern y que en los debates internos se opuso a apoyar los presupuestos para 2017, ha respondido con otro tuit: "Violencia es lo que lleváis haciendo con los recortes a la sanidad pública. No os vemos tan indignados con los pasillos llenos de enfermos".

Puigdemont ha terciado en la polémica también desde Twitter: "Qué vergüenza. Todo mi apoyo al conseller Comín ante este ataque inaceptable. Hacen un pésimo favor a la causa que dicen defender". Por su parte, Comín ha pedido en RAC1 que la CUP "retire el cartel" al considerar que "es un error, porque no se puede banalizar la violencia", y ha añadido: "En democracia, deberíamos desterrar el ataque no argumentado".

Publicidad