La fiscalía de Málaga pide 100 años de prisión para un entrenador de fútbol base de 45 años por presuntos abusos a 25 menores. Ha comenzado el juicio y según la acusación sometió a tocamientos a alguno niños, y a otros les ofreció dinero, alcohol, cenas o llevarlos a prostíbulos a cambio de fotografías de carácter sexual. Las víctimas tenían entre 11 y 17 años.

La defensa pide la absolución. Considera que se ha hecho "un procedimiento prospectivo carente de justificación". Ha entrenado a varios equipos en Málaga y tiene la titulación para dirigir equipos en cualquier categoría. Por eso también pide el fiscal la inhabilitación durante 25 años.