En España se registran en torno a 70.000 denuncias por violencia de género cada año. Muchas mujeres cuenta con la protección de los sistema telemáticos para evitar que su agresor quebrante la orden de alejamiento. Otras se sienten más seguras gracias a la protección de perros que las acompañan y protegen.

Esas mujeres reclaman que se cambie la ley para que los perros pueden ir con ellas en todo momento ya que tienen la entrada restringida en ciertos lugares.

Gracias a ellos han ido recuperando la seguridad y confianza en sí mismas y quieren sentirse seguras permanentemente.

El perro de asistencia es el seguro de vida que ellas tienen para salir a la calle, muchas de ellas sólo se atreven a salir si van con ellos sin sentir que corre peligro. A través de la Fundación Mariscal pueden acceder a este tipo de perros. Gracias al adiestramiento estos guardianes responden a los estímulos de su dueña, ya hay más de 50 usuarias en España.

Todavía se sienten desamparadas porque hay sitios a los que todavía no pueden entrar, ya que no existe una regulación legal para los perros de asistencia. Y por el momento, funcionan a través de convenios con los ayuntamientos a nivel privado.

Por eso reivindican que se las escuche porque cuando puedan ir con su protector a todos los sitios, estas mujeres víctimas de violencia machista dejarán de tener miedo.