Publicidad

PROTAGONISTA DE DIVERSOS ATAQUES

El perro lobo checoslovaco, más lobo que perro

El perro lobo checoslovaco podría significar el eslabón que une a lobos y perros, una raza expresamente diseñada para la salvaguarda y defensa del ejército en la antigua Checoslovaquia, de ahí su nombre. Los primeros cruces entre el lobo de los Cárpatos y el pastor alemán datan de 1955, pero no fue hasta 1999 cuando recibió el reconocimiento como raza canina por el FCI.

Jane R. Percy | Madrid
| 31.08.2015 18:34

Se trata de un can alto, robusto y fuerte, parecido al lobo de los Cárpatos. Su cabeza tiene forma de cuña y su nariz es pequeña y ovalada. Como perros, son realmente activos, curiosos y valientes, pero también desconfiados, rápidos y enérgicos. Su peso ronda los 20 kilos y goza de una belleza sin igual. Suelen ser leales al cuidador y los suyos y aunque hasta 1999 no recibió el reconocimiento de raza canina por la FCI, no está incluida en el listado de perros potencialmente peligrosos.

Su genética salvaje reduce enormemente la ventana de la socialización, por eso es importante que reciban adiestramiento y contacto humano desde la más tierna infancia. No es común que presenten problemas de comportamiento, pero recientemente se han documentado algunos casos de indisciplina y agresiones hacia personas, siendo el perro lobo checoslovaco el protagonista.

Dos ejemplares del lobo checoslovaco

El pasado mes de junio se registró un violento ataque de este tipo de perros en Salamanca, cuando una joven se acercó a uno de ellos para acariciarlo. Aunque el dueño lo paseaba con una correa, no disponía de bozal y el can atacó el muslo de la mujer. En marzo, un ejemplar de lobo checoslovaco se escapó de la casa de su cuidador y mordió repentinamente a dos niños en la localidad madrileña de Colmenar Viejo. El último caso ya se encuentra en los tribunales y su dueño tendrá que responder ante los actos de indisciplina, pero no deja de sorprender que se repitan accidentes de este tipo con miembros de una misma raza.

Atendiendo a la ley de perros potencialmente peligrosos, (el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo) se establecen una serie de razas susceptibles de ocasionar algún ataque, (Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu), pero el perro lobo checoslovaco no se encuentra entre ellas.

La ley peca por su ambigüedad al definir algunas características de otros perros afectados por la disposición legal. Se consideran perros potencialmente peligrosos los canes que dispongan de una fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia. El  perro lobo checoslovaco responde a todas estas características, además de contar con un perímetro torácico de entre 60 y 80 centímetros, una altura a la cruz de entre 50 y 70 centímetros y un peso de 20 kilos.

Frente a estos acontecimientos y agresiones por parte del perro lobo checoslovaco, expertos y cuidadores se plantean la posible necesidad de una revisión de esta ley que aún no engloba todos los posibles casos de razas potencialmente peligrosas.

Publicidad