En un estanco de la localidad vizcaína de Basauri vive un perro muy especial llamado Drum. El can de nueve años, cruce de pastor alemán, es el recadista de su dueño. Hace de todo desde ir a la carnicería hasta ir a por el periódico.

Esta mascota, con un nombre muy peculiar sacado de una marca de tabaco, hace compañía a sus dueños, un matrimonio de estanqueros, desde 2009. Su dueño Emilio dice que esto de hacer los recados lo aprendió de su antecesor, Roy. Y desde entonces no ha parado de entregar perdidos, devolver el cambio a los clientes y ocuparse de los recados fuera del estanco.

El trato con los clientes es otra de su virtudes. Es imposible no caer rendido a esta demostración de instinto, nobleza e inteligencia.