Animales

Muere una perrita tras caer por un séptimo piso: se asustó con la explosión de un petardo el día del Clásico

El partido entre Real Madrid y Barcelona dejó un muy mal sabor de boca en Alcorcón, donde murió una perrita al caer por un séptimo piso tras asustarse por la explosión de un petardo en la celebración de los goles.

Publicidad

Alcorcón ha sido testigo de una de las historias más tristes que han tenido lugar este mes de octubre, y todo ello por culpa del lanzamiento de un petardo que se cobró la vida de una perrita. Se celebraba el partido entre Real Madrid y Barcelona cuando, un aficionado, al celebrar uno de los goles del equipo vikingo, lanzó un petardo que terminó explotando. Una perrita, llamada Pita, se asustó al escuchar la explosión del petardo y se precipitó por un séptimo piso, muriendo por la brutal caída.

Su dueña, llamada Irene, asegura estar devastada por la pérdida, tal y como ha contado en el programa 'Espejo Público, donde, entre lágrimas, ha contado cómo ha vivido su pérdida: "Mi perra, cuando estaba muy agobiada o con petardos, se ponía en estado de euforia. Reventó puestas, reventó un baño entero... reventaba muchas cosas con los petardos". Confirma que se precipitó por la ventana, y que no pudo sobrevivir al caer desde tan alto.

Su marido, Daniel, ha contado en directo que la Policía le informó después de encontrarla sin vida en el patio interior, y que incluso los vecinos se escandalizaron al oír el petardazo:"Hablando con alguna vecina, me decía que había sido una bomba". Se abrazó a su mujer y la consoló, dado que ella estaba destrozada, y de hecho, sigue estándolo. "Para mí, era mi hija. La adoptamos cuando estaba embarazad de mi hijo mayor. Se podría decir que era mi primera hija. Intentamos hacer lo posible para que estuviera lo más tranquila posible. Y, por un lapsus de tres minutos de tiempo, no conseguimos estar con ella", nos cuenta entre lágrimas.

Los petardos, cada vez más rechazados a nivel social

La celebración de goles en el fútbol, o en fiestas como Navidad o Nochevieja, suele llegar acompañada de petardos. No obstante, el paso de los años ha ido causando cada vez un mayor rechazo entre las personas, que piden frenar este tipo de prácticas. Las mascotas, los animales, o incluso algunas personas con determinadas discapacidades o trastornos, sufren mucho cuando se escuchan las explosiones de los petardos, por lo que las peticiones para frenarlos son cada vez más comunes.

El veterinario Carlos Rodríguez ha explicado en 'Espejo Público' las claves por las que los petardos asustan con tanta facilidad, muy especialmente a las mascotas: "No solo es el sonido. Lo que más nerviosos les pone es la vibración, que sienten en sus patas. Además, recuerda "hay muchas personas que también se ven afectadas por este sonido". De hecho, los animales pueden llegar a sufrir convulsiones a causa de los petardos, por lo que urge evitar lanzarlos en la medida de lo posible.

Publicidad

v>