El objetivo de la perforadora es llegar a la altura de donde se supone que está el pequeño Julen, el niño de dos años atrapado en un pozo de Totalán desde el domingo pasado.

Los equipos de rescate tienen previsto perforar la tierra hasta una altura de 72 metros, un metro por debajo del lugar donde creen que está el niño.

Sobre las 14.00 horas de este sábado se han iniciado los trabajos con la perforadora, una tarea que tardará entre 12 y 15 horas en terminarse, según ha confirmado el delegado del Colegio de Ingenieros y Minas en Málaga, Ángel García Vidal

Durante toda la noche se ha trabajado para rebajar unos 23 metros de tierra con el objetivo de colocar la plataforma en la que se ha instalado la perforadora.

La perforadora debería haber empezado durante la noche del viernes pero un bloque macizo de piedra ralentizó los trabajados.

Hay 300 personas que llevan noche y día trabajando con la esperanza de encontrar a Julen.