111.914667

Publicidad

coronavirus

Sevilla vive una Madrugá descolorida y atípica por el coronavirus

Un equipo de Antena3 ha recorrido esta noche histórica en la capital andaluza

Coronas de flores en las puertas de las iglesias, cerca de la valla de acceso, arropan en las iglesias a esos pasos de semana santa que tenían que haber salido. A las 00:00 se debían haber abierto las puertas de la Basílica de la Macarena y ver salir a los primeros nazarenos de la madrugada después de un año de espera. Esta plaza estaría llena de gente pero hoy solo mira a su fachada la imagen de su bordador Rodríguez Ojeda. “Esto nunca ha pasado" nos dice un espontáneo sevillano.

Estamos en la carrera oficial donde estarían montados los palcos para autoridades y hermandades. Aquí es dónde enfilan las cofradías su camino de penitencia hacia la Catedral de Sevilla. Miles de personas pasarían aquí la noche para disfrutar de cada "chicotá".

El Puente de Triana es una de las estampas más bonitas de la Semana Santa sevillana. Durante "la madrugá" la Esperanza de Triana lo cruza. A la ida y a la vuelta el río Guadalquivir se queda pequeño comparado con la cantidad de personas que se agolpan dentro del puente para emborracharse con el aroma del incienso y enamorarse de su cara.

Un guardia civil se acerca a dejar un ramo de flores, "nos tiene que dar mucha fuerza" dice esta agente compungido. "Esto tiene que transmitir mucho ánimo para todo el mundo para salir adelante" añade. Suenan las campanas en mitad de la noche en la capital andaluza. Cuentan que cuando El Gran Poder asoma en esta plaza, toda la gente aguanta la respiración. Dicen los vecinos que esta noche hacen lo mismo pero para no llorar. "Yo creo que esta es la noche más triste de la plaza de San Lorenzo en muchísimo tiempo“ dice este vecino del barrio sevillano.

La saeta es una flecha que en "la madrugá" sevillana se clava cuando la escuchas. Esta noche han faltado muchas pero su sonido dará fuerzas para esperar a la semana santa del año que viene.

Publicidad