Un parque infantil cerrado

Publicidad

Coronavirus

Los parques de bolas para niños, en el limbo del coronavirus

El gremio se queja de que en esta situación provocada por el coronavirus nadie se preocupa de ellos.

El estado de alarma por la pandemia de coronavirus continúan hasta finales de mayo, aunque el Gobierno no descarta una nueva ampliación. Eso sí, continúa la exigencia a las empresas de mantener el empleo durante seis meses, salvo amenaza de quiebra.

Hay muchos empresarios preocupados por su futuro, sobre todo, en los que resulta muy difícil evitar la propagación del coronavirus como los parques de bolas infantiles.

Su estado natural es el bullicio y los niños saltando, pero desde hace unas semanas el silencio impera dentro de ellos. Las salas de cumpleaños están vacías, lo que es la ruina para el sector.

Están en el limbo total porque no entran en ninguna categoría.

Los propietarios de estos recintos aseguran que con esta situación no se han preocupado en ese gremio para nada. Mucho se habla de hoteles, bares, peluquerías... pero de su situación no saben nada.

Varios empresarios se han juntado y quieren mandar un escrito preguntando "qué va a ser de ellos".

Publicidad